Adios derechos: Puerto Rico en estado de sitio

Según Wikipedia, el estado de sitio representa un concepto equivalente al de estado de guerra, y por ello se dan a las fuerzas armadas facultades preponderantes para los actos de represión. Durante el ‘estado de sitio’ quedan en suspenso las garantías constitucionales, con mayor o menor extensión, según las legislaciones.

Los Juegos Centroamericanos, la ola criminal y la minoría de “socialistas” que según Fortuño y Figueroa Sancha quieren tomar y/o desestabilizar el país han dado la justificación perfecta para imponernos un estado de sitio. En Mayagüez ahora vemos policías y militares con armas largas patrullando cada esquina. Vemos cámaras instaladas en los postes y los semáforos. La más interesante es la cámara postrada justo en la entrada del Recinto Universitario de Mayagüez de la Universidad de Puerto Rico, en donde el militante movimiento estudiantil suele manifestarse. Escuchamos a políticos promover la prohibición de manifestaciones y protestas. La fuerza de choque de la policía, haciéndole honor a la tirilla de Mafalda, intenta desmovilizar al país a golpes.

Si democracia es el gobierno del pueblo, definitivamente que en una democracia no vivimos. El gobierno se ha convertido en una fuerza antagónica frente al pueblo. El gobierno nos vigila, nos reprime, nos coarta nuestros derechos. ¿Qué persona sensata puede plantear que el gobierno en Puerto Rico es del pueblo? Evidentemente, se ha convertido en enemigo del pueblo. Sus políticas intensifican nuestros problemas sociales y ante nuestro más mínimo reclamo nos ataca. Es hora de reconocer que los verdaderos enemigos de la libertad y la democracia son los políticos de este país y sus socios principales, los ricos y grandes empresarios que operan en nuestra isla. Estas personas son las que se lucran, en conjunto con los políticos demagogos, mientras el pueblo se estanca o recibe migajas de lo que es propiamente nuestro.

El pueblo militante y combativo que se ha tirado a la calle a protestar no atenta contra nuestra libertad y nuestra democracia. En todo caso, esas personas están reclamando verdadera libertad y democracia. No es el momento de guardar la calma y esperar lo mejor. Es el momento de seguir en la calle. ¡Es el momento de no creerle ni una sola mentira a ningún político! ¡Ante mayor represión, mayor será la lucha!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s