Etiquetado: corrupcion

Como funciona la justicia en el capitalismo

Anuncios

Panamá se distancia de la ola izquierdista

El empresario Ricardo Martinelli, de la derecha panameña, acaba de ganar la presidencia en Panamá. Esta victoria representa un distanciamiento de dicho país de la ola de Latinoamérica hacia la izquierda. El triunfo de la derecha se puede explicar por distintas razones históricas y culturales de Panamá. Sin embargo, algo que contribuyó indudablemente a esta victoria fue que el Sr. Martinelli gastó aproximadamente $35 millones en propaganda dirigida a los sectores pobres de la sociedad. Además, corrió el país regalando becas y otros incentivos a estudiantes pobres. La candidata de centro-izquierda, Balbina Herrera, siendo una ingeniera en agronomía, evidentemente no tenía el dinero para contrarrestar la manipulación masiva que organizó la derecha. Si el partido de Herrera aprovechaba su situación en el poder para usar instituciones del estado para propaganda y de esa manera contrarrestar la propaganda que la derecha pudo elaborar gracias a sus riquezas, se les acusaría de corromper la democracia. De esta manera, la desigualdad de clases y el estado capitalista perpetuan el poder político de la derecha mientras obstaculizan que otros sectores logren obtener el poder político. ¿Cuál es el verdadero corruptor de la de democracia?

La supuesta corrupción en Venezuela

En la universidad nos enseñan que Transparencia Internacional (TI) es una organización neutral y objetiva que, entre otras cosas, se dedica a medir la corrupción en los distintos países. Desde el 2004 venimos escuchando la noticia de que según el índice de corrupción de TI, el gobierno de Chávez no solo es de los más corruptos del mundo, sino que cada vez es más corrupto.

Al escuchar esto, mi primera reacción fue decepción total. La conclusión de Transparencia Internacional debía ser cierta. Para colmo, en septiembre del 2008 Chávez expulsa a representantes del Human Rights Watch, lo que me confirmaba que lo que se estaba planteando era una realidad.

Mi primera reacción no fue nada crítica. La reacción adecuada debieron haber sido las preguntas: ¿Y quienes componen Transparencia Internacional? ¿Cómo se calcula su índice de corrupción? Al buscar estos detalles, encontré que el Índice de Corrupción se compone de estudios de diferentes entidades, dependiendo del país que se esté analizando. En el caso del gobierno de Chávez, se tomaron en cuenta los estudios de seis entidades. Al estudiarlas podemos llegar a conclusiones distintas.

La primera entidad es la Bertelsmann Foundation. Esta fundación alemana abiertamente aboga por reformas que fomenten economías de mercado con responsabilidad social. Se les ha criticado por involucrarse en la política con el fin de adelantar su agenda neoliberal, especialmente en la educación y las relaciones laborales en Alemania. También se han destacado en su lucha por eliminar el acceso gratuito a las universidades y en eliminar la autonomía universitaria.

La próxima es el Economist Intelligence Unit. Esta compañía es parte del Economist Group. Este grupo fue fundado para apoyar la causa del libre mercado. A pesar de que plantean que son objetivos, siempre han dejado claro en su publicación más importante, la revista The Economist, su afiliación con las doctrinas del libre mercado.

Sigue el “World Competitiveness Report” del “Institute for Management Development” (IMD). El IMD es una escuela única y exclusivamente de negocios. No profundizan en los campos de la política o la economía ya que establecen claramente que su interés primordial es en los asuntos de negocios. Su índice, se enfoca en medir la competividad de las naciones desde su perspectiva económica empresarial.

Continuamos con el “Merchant International Group.” Esta compañía se dedica a hacer estudios sobre el riesgo que le pueden representar a los empresarios hacer inversiones en distintos países. Por ejemplo, miden las probabilidades de que se lleven a cabo nacionalizaciones en un país.

Seguimos con “Global Insights,” una compañía privada que genera más de $95 millones anuales y se dedica a proveer información relevante para la planificación y toma de decisiones empresariales en los distintos países.

Finalmente, tenemos el “Global Competitiveness Report” del “World Economic Forum.” Lo primero que hay que destacar es que la parte más importante de su informe es una encuesta a los empresarios mas importantes de cada país. El “World Economic Forum” establece claramente que fomentan los gobiernos corporativos, con su lema “iniciativa empresarial para el interés publico global.”

Lo curioso es que las seis entidades se concentran en lo que es el apoyo al mundo de los negocios y la economía de libre mercado. La mayoría de sus estudios se concentran en estos campos, y desde su propia perspectiva de lo que es mejor para los países del mundo. Me impresiona el hecho de que el índice se supone que mida corrupción en el sistema político, pero esta compuesto únicamente de estudios de la situación empresarial y la situación del libre mercado en Venezuela.

El gobierno de Hugo Chávez tiene una perspectiva muy distinta de lo que es mejor para los países de America Latina en términos económicos. La política-económica del gobierno de Chávez parte precisamente del rechazo a este mundo de negocios y economía de libre mercado que defienden las seis entidades que se utilizaron para calcular su índice de corrupción.

Si Chávez precisamente esta buscando reducir el rol de los empresarios en su país y de alejarse de la economía de mercado, y estos estudios miden la situación empresarial y la situación de la economía de mercado, es lógico que Venezuela vaya a salir horrible en sus resultados.

Pero lo único que miden estos estudios es si el país esta realizando política-económica como estas seis entidades piensan que se debería hacer. Absolutamente más nada. No miden ni los resultados que la política-económica ha tenido en la población, ni mucho menos el estado de la corrupción en un país.

Es interesante como los grandes intereses económicos hacen estos proyectos “sin fines de lucro,” como los índices de corrupción de Transparencia Internacional; pero que bastantes fines de lucro tienen, ya que buscan desacreditar un proceso revolucionario que busca hacer las cosas de una manera distinta a la que ellos predican. De una manera que no les permite enriquecerse de los diferentes pueblos del mundo.