Etiquetado: dios

Ilegalizar la religion?

A finales del mes de mayo comenzo un juicio en Francia, donde se acusa a la iglesia de Scientology de fraude organizado ( http://www.time.com/time/world/article/0,8599,1901373,00.html ). Si salen culpables, no solo los lideres franceses de Scientology seran penalizados con multa y posiblemente carcel, sino que se catalogara a la iglesia de Scientology como una organizacion criminal y la religion sera ilegalizada en Francia.

Me parece interesante la valentia de los franceses y las franceses, de a pesar de que se exponen a ser acusados de no respetar el derecho a la libertad espiritual de cada individuo, acusan a esta religion por lo que es. Sin embargo, si Scientology es una organizacion criminal que lleva a cabo fraude organizado, una institucion como la Iglesia Catolica definitivamente que lo es tambien.

Scientology no ha cometido ni una fraccion de los crimenes que ha cometido la Iglesia Catolica. Y prometer la salvacion a cambio de diesmos y obediencia para mi es igual de criminal que ofrecer la salvacion a cambio de pagar por que te “auditen,” que es el caso de Scientilogy.

Ademas, nos invita a una reflexion interesante sobre la ilegalizacion de la religion. Ciertas drogas son ilegalizadas porque le hacen un mal a la sociedad. Bajo esa premisa, entonces la religion deberia ser ilegalizada tambien.

Si argumentan que la religion no le hace mal a todo el mundo por igual. La respuesta es que estas drogas ilegales tampoco. Las personas responden distinto a las drogas, y estas drogas en ciertos casos se usan para tratar a personas con condiciones medicas. Sin embargo, la mayoria coincide en que en general, hacen mal. Por eso son ilegales (Los paises que coinciden en que en general no hacen mal pues la legalizan). La religion es lo mismo. En general hace un mal. Por ende, si llegasemos a coincidir en que hace mal, deberia ser ilegal tambien. Suena un poco (ok, bastante) radical y el debate seria uno extremadamente controversial. Pero como minimo se debe debatir.

PD: Debates que surgieron luego de postear la nota me hicieron darme cuenta que estoy desviandome del problema inicial. Siguiendo en la linea de Marx, el asunto no es convencer a las personas de no creer en dios, sino de derrumbar las condiciones que provocan que las personas necesiten creer en dios. En palabras de Marx: “La religion debe ser criticada en el marco de las criticas a las condiciones politicas en vez de criticar las condiciones politicas en el marco de la religion… La religion en si misma no tiene contenido, le debe su ser no al cielo sino a la tierra, y con la abolicion de la realidad distorcionada de la cual es la teoria, colapsara por si sola.” En fin, para lograr un mundo sin religión, hace falta combatir la enajenación a través de la construcción de una nueva sociedad socialista.

Lenin desciende a los infiernos

Después de hacer la Revolución Rusa, de terminar con las diferencias de clases sociales, y dedicar su vida entera al comunismo, Lenín finalmente murió. Por ateo y por haber perseguido a los religiosos, termina siendo condenado al infierno.

Al llegar allí, descubre que la situación es peor que en la Tierra: los condenados son sometidos a sufrimientos increíbles, no hay alimentos para todos, los demonios están desorganizados, Satanás se comporta como un rey absoluto -sin ningún respeto por sus empleados o por las almas castigadas que sufren el suplicio eterno.

Lenin, indignado, se rebela contra la situación: organiza marchas, hace protestas, crea sindicatos para los diablos descontentos, promueve rebeliones. En poco tiempo, el infierno está patas para arriba: nadie respeta más la autoridad de Satanás, los demonios piden aumento de salarios, las sesiones de suplicio no se llevan a cabo, los encargados de mantener encendidas las hogueras hacen huelga.

Satanás ya no sabe qué hacer: ¿cómo va a seguir funcionando su reino, si ese rebelde está subvirtiendo todas las leyes? Intenta encontrarse con él, pero Lenin, alegando que él no habla con opresores, le envía un recado a través de un comité popular, diciendo que no reconoce la autoridad del Jefe Supremo.

Desesperado, Satanás va al cielo a conversar con San Pedro.

-¿Se acuerdan ustedes de ese sujeto que hizo la revolución rusa? -dijo Satanás.

-Lo recordamos muy bien -respondió San Pedro. -Comunista. Odiaba la religión.

-Es un buen hombre -insiste Satanás. -Aunque tenga sus pecados, no merece el infierno; ¡al final, trató de luchar por un mundo más justo! En mi opinión, él tendría que estar en el cielo.

San Pedro reflexionó unos momentos.

-Me parece que tiene usted razón -dijo finalmente. -Todos tenemos nuestros pecados, y yo mismo llegué a negar a Cristo tres veces. Mándelo para acá.

Loco de contento, Satanás vuelve a su casa, y envía a Lenin directamente al cielo. En seguida, con mano de hierro y alguna violencia, termina con los sindicatos de demonios, disuelve el comité de almas descontentas, prohíbe las asambleas y las manifestaciones de condenados.

El infierno vuelve a ser el famoso lugar de tormentos que siempre atemorizó a los hombres. Loco de alegría, Satanás se pone a imaginar lo que debe estar ocurriendo en el cielo.

“¡En cualquier momento aparece San Pedro golpeando la puerta, pidiendo que Lenin regrese!” -rió para sus adentros. “¡Ese comunista debe haber transformado el paraíso en un lugar insoportable!”

Pasa el primer mes, pasa un año entero, y ninguna noticia del cielo. Muerto de curiosidad, Satanás decide ir hasta allá para ver qué está sucediendo.

Encuentra a San Pedro en la puerta del paraíso.

-¿Y cómo van las cosas por aquí? -pregunta.

-Muy bien -responde San Pedro.

-¿Pero está todo en orden?

-¡Claro! ¿Por qué no habría de estarlo?

“Este tipo debe estar fingiendo”, piensa Satanás. “Va a querer mandarme a Lenin de vuelta”.

-Escucha, San Pedro, ¿ese comunista que te mandé, se ha portado bien?

-¡Muy bien!

-¿No hubo anarquía?

-Por el contrario. Los ángeles son más libres que nunca, las almas hacen lo que les viene en gana, los santos pueden entrar y salir sin marcar horario.

-Y Dios, ¿no protesta por este exceso de libertad?

San Pedro mira, con un poco de lástima, al pobre diablo que tiene delante.

-¿Dios? Camarada, ¡Dios no existe!

Paulo Coelho

Lo que nos hace falta en la vida para ser felices…

Muchas veces nos sentimos insatisfechos con nosotros mismos o insatisfechos con nuestra relación con otras personas. A veces queremos que nos vean de una manera pero nos ven de otra. Queremos que nos traten de una manera y nos tratan de otra. Como mínimo aspiramos a la aceptación y el respeto de algunas personas a nuestro alrededor. A veces nos vemos ahogados en trabajo y nos preguntamos que propósito tiene. Nos preguntamos que propósito tenemos nosotros en la vida. ¿Qué sentido tiene? A veces terminamos afirmando: “Mi vida no tiene sentido.”

Todas estas cosas hacen que caigamos en frustración, molestia, tristeza, depresión, etc. Recurrimos a drogas, legales o ilegales, para tratar de reprimir estas emociones. Pero en realidad, solo las profundizamos. Algunos plantean que el problema es la obsesión con el “yo.” Que prestarte tanta atención a ti mismo es la raíz de este proceso. Estas personas le echan la culpa al egoísmo o el egocentrismo. Pero en realidad, eso no tiene absolutamente nada que ver. El problema fundamental es otro. La raíz es otra.

La raíz de todos esos pensamientos y emociones es la falta de conexión con Dios y la incomprensión de lo que consiste el amor hacia Él, y el amor de Él hacia ti. Solo cuando nos acerquemos a Dios comenzaremos a librarnos de estos males. Solo cuando manifestemos amor hacia Él y agradezcamos su amor por nosotros es cuando comenzaremos a sentirnos satisfechos con la vida.

Yo he descubierto esto, y quiero que otros lo descubran también. Por eso, todos los viernes a las 6 pm me reuniré en mi hogar con todas las personas que quieran venir para conversar sobre como debemos manifestar nuestra relación de amor con Dios. Les exhorto a que todos vengan, porque solo así realmente lograremos ser felices deverdad.

Los espero.

————————–

————————–————————–————————–—————–

Si necesitas dinero podrías hacer algo parecido a lo que hice arriba. Según el Bureau of Labor Statistics de los EEUU, los distintos cleros de las diversas religiones ganan en promedio $2,830 mensuales aquí en Puerto Rico. Casi $3,000 mensuales por decirle consejos tontos a la gente no suena nada mal.

Yo no lo voy a hacer ya que respeto a la humanidad demasiado como para propagar la religión, pero si alguien esta corto de dinero y no le importa el efecto contra-productivo que pueda ocasionar en la humanidad pues aquí tienen una alternativa para hacer dinero.