Etiquetado: machismo

Érase una vez dos pingüinos homosexuales (Brunymarie Velázquez)

Tomado de www.endi.com 22/02/13

Érase una vez dos pingüinos homosexuales

Brunymarie Velázquez*

Hay muchos con urticaria esta semana. De hecho, escuché que las ventas de cortisona se han disparado. La manadas de personas que creen que las parejas del mismo sexo son extraterrestres han estado comprándolas en cantidades industriales. Tienen ronchas hasta en el espíritu, aunque deben estar felices con la decisión del Tribunal Supremo ayer. 

Pero bueno, la tolerancia debe ser de todas las partes, así que aunque disienta, les respeto. 

Mientras, quisiera compartirle una noticia que cuando salió en el 2009 corrió el mundo. Se trata de los pingüinos homosexuales que adoptaron un pollito en zoológico en Alemania


“Son muy buenos padres, cariñosos y concienzudos; la verdad es que se comportan de la misma forma que los heterosexuales, y hacen las mismas cosas que ellos, incluido construir el nido e incubar el huevo”, según explicó el veterinario del zoológico, Joachim Schöne.

Entonces, ¿a qué parte de la naturaleza no responden estos seres? 

“No es necesario realizar pruebas científicas que confirmen su homosexualidad, pues es algo sano y totalmente natural”, insistió Schöne.

Mi intención no es comparar a los homosexuales con animales, no, mi intención es poner este tema en un lenguaje mucho más sencillo para los que piensan que es complicado. 

¿Qué efecto tienen en los niños y niñas el tener padres homosexuales?

Esto es lo que responde la Academia Americana de Psiquiatría Infantil y del Adolescente

“Algunas veces las personas se preguntan si el tener un padre homosexual puede ser difícil para los niños o tal vez dañino.Investigaciones recientes demuestran que los niños con padres homosexuales y lesbianas no son diferentes a otros niños con padres heterosexuales en su desarrollo emocional o en sus relaciones con pares y adultos. Es la calidad de la relación padre/hijo y no la orientación sexual del padre lo que surte efecto en el desarrollo del niño”.

Contrario a la creencia popular, los niños de padres lesbianas, homosexuales o transgéneros:

  • No tienden a ser más homosexuales que los niños con padres heterosexuales.
  • No tienden a ser más abusados sexualmente.
  • No demuestran diferencias entre si ellos tienen duda de si son hombres o mujeres (identidad de género).
  • No demuestran diferencias en su comportamiento masculino y femenino (comportamiento de desempeño de género).

Legisladores y legisladoras de Puerto Rico, el Tribunal Supremo interpreta las leyes que ustedes escriben y que posteriormente firma el Ejecutivo. Si no creen en el discrimen, muévanse a favor de la realidad del mundo. No penalicen a un ser humano por amar a otro ser humano y querer hacer una familia. 

Por último, les invito a que lean esto. Dos enlaces adicionales para que lleguen a sus propias conclusiones. 

*La autora trabaja como periodista de El Nuevo Día desde el 2010. Escribe sobre diferentes temas de actualidad en la edición dominical. Hizo su bachillerato en Periodismo con una concentración menor en Sistemas de Justicia en la Universidad del Sagrado Corazón y actualmente se propone completar un grado doctoral en Psicología Clínica.

Mujer, Machismo y Capitalismo

El libro “El origen de la familia, la propiedad privada y el estado” de K. Marx y F. Engels nos permite hacer una interesante reflexion de la cuestion de genero en nuestro sociedad actual.

En los comienzos de la humanidad, cuando se vivía en un comunismo primitivo, existía una “profunda estimación de las mujeres, es decir, de las madres. Una de las ideas mas absurdas que nos ha transmitido la filosofía del siglo XVIII es la opinión de que en el origen de la sociedad la mujer fue esclava del hombre.” Esto es falso, en el pasado “las mujeres gobernaban en la casa.”

Sin embargo, a medida que las condiciones económicas de la humanidad comenzaron a alejarse del comunismo primitivo, las relaciones entre el hombre y la mujer comenzaron a cambiar. “A causa de la descomposición del antiguo comunismo y de la densidad, cada vez mayor, de la población, mas envilecedoras y opresivas deberían parecer esas relaciones a las mujeres y con mayor fuerza debieron de anhelar, como liberación, el derecho a la castidad, el derecho al matrimonio temporal o definitivo con un solo hombre.”

Nuestra sociedad antigua comenzó a desarrollar nuevas tecnologías en la producción de bienes, pero al alejarse del comunismo primitivo, esta tuvo de compañía el desarrollo de la propiedad particular, es decir, la propiedad privada de sus recursos productivos; como por ejemplo los instrumentos de trabajo, el ganado y los metales utilizados para elaborar distintos artefactos.

Al mejorarse la tecnología, las riquezas comenzaron a aumentar. Sin embargo, la existencia de la propiedad privada de los medios de producción provocó que estas mejoras en la producción perjudicaran la situación de la mujer en esa época. La mujer tenía un rol tan importante que la línea de herencia se trazaba únicamente partiendo de la mujer. Sin embargo, los cambios en la economía afectaron dicha situación.

“Las riquezas, a medida que iban aumentando, daban, por una parte, al hombre una posición más importante que a la mujer en la familia, y, por otra, hacían que naciera en él la idea de valerse de esta ventaja para modificar en provecho de sus hijos el orden de herencia establecido. Pero esto no podía hacerse mientras permaneciera vigente la filiación según el derecho materno. Este tenía que ser abolido, y lo fue. Ello no resultó tan difícil como hoy nos parece… Así quedaron abolidos la filiación femenina y el derecho hereditario materno, sustituyéndolos la filiación masculina y el derecho hereditario paterno.”

“La abolición del derecho materno fue la gran derrota histórica del sexo femenino en todo el mundo. El hombre empuño también las riendas de la casa; la mujer se vio degradada, convertida en la servidora, en la esclava de la lujuria del hombre, en un simple instrumento de reproducción.”

No quiero promover un análisis mecánico o determinista que plantee que para culminar con el machismo lo único que hay que hacer es culminar con el capitalismo y por “default” llega la equidad o equivalencia entre los géneros. Sin embargo, sí quiero enfatizar que el texto de Marx y Engels ejemplifica que el origen del machismo y su perpetuación no es un asunto estrictamente cultural. Está enmarcado en procesos políticos y económicos también. Una lucha feminista o anti-machista que se limite a promover una transformación cultural en las personas y como estas conciben al hombre y la mujer pero que no reclame además transformaciones radicales en los procesos políticos y económicos que nos rodean estará destinada al fracaso.