Etiquetado: prensa

El Nuevo Día y Venezuela: Desinformación y falsa libertad de expresión

Recientemente El Nuevo Día publicó una nota sobre el cierre de 34 estaciones radiales en Venezuela. El titulo era “Ataque a la libertad de expresión” y tenia todo el propósito de confundir a los puertorriqueños sobre lo que esta sucediendo en Venezuela y así crear enemistad hacia el proceso bolivariano en esa nación hermana. Decidí publicar un comentario en dicha nota en endi.com que leía así:

Este artículo no es nada objetivo y tiene todo el propósito de desinformar a los boricuas sobre lo que ocurre en Venezuela. El Nuevo Día en vez de cumplir su supuesto propósito de informar, esta buscando manipular la opinión publica sobre el proceso que esta ocurriendo en Venezuela. Lean la noticia aquí: http://www.telesurtv.net/noticias/secciones/nota/55022-NN/gobierno-venezolano-recupera-frecuencias-de-emisoras-que-operaban-irregularmente/

Lo interesante es que al intentar entrar el comentario la página de El Nuevo Día me dice que mi comentario no se publicó porque tenía palabras inapropiadas. Yo no considero que hubo ningún vocabulario inapropiado en mi comentario, y vi la censura precisamente como un ataque a mi libertad de expresión. Solo pude entrar el comentario con el link a la noticia en Telesur al resumirlo y no enfatizar en que El Nueva Día tiene una agenda de desinformación a favor de la derecha venezolana. Para mí fue un suceso muy irónico e interesante.

Otra nota para aclarar lo que esta ocurriendo en Venezuela es esta: http://www.telesurtv.net/noticias/secciones/nota/55066-NN/chavez-aclara-que-no-hubo-cierre-sino-recuperacion-de-frecuencias/

Es deber de todas y todos contrarrestar las agendas de los medios aliados a los ricos y la clase empresarial haciéndole llegar a la mayor cantidad de personas posible información, en vez de desinformación, sobre lo que ocurre en el mundo y en nuestro país.

¿Chávez quiere re-elección para concretizar su dictadura?

Los medios de comunicación masivos acostumbran a plantearnos las noticias de tal manera que la mayoría de las personas al ver, leer o escucharlas, llegan a una conclusión parecida.

Por ejemplo, como muchos sabemos, durante el 2007 en Venezuela se llevó a cabo un referéndum para cambiar 69 artículos de la constitución venezolana. Entre estos artículos se encontraba el que le permitiría la re-elección al presidente y algunos artículos relacionados a la propiedad.

La mayoría de los analistas coinciden en que la mayoría de los venezolanos no se oponían a la re-elección del presidente, sin embargo, como resultado de la desinformación, sí tenían reservas con los artículos relacionados a la propiedad. Al la votación ser en bloque, la mayoría de los venezolanos optaron por votar “No.”

Al esta ser la realidad, el partido de Chávez decidió convocar a otro referéndum, que se llevará a cabo en los próximos meses, donde se tocará solamente el tema de la re-elección del presidente. Chávez argumenta que necesita otro término para completar a totalidad el plan de trabajo que se propuso su gobierno.

Los medios de comunicación masivos, al tocar este tema, han dejado a la mayoría de las personas con la impresión de que Chávez sencillamente busca estructurarse una dictadura. Sin embargo, el presidente colombiano Alvaro Uribe hizo algo bastante parecido y los medios de comunicación masivos no dejaron a las personas con la misma impresión.

El 1 de diciembre de 2004 se aprobó en Colombia la reforma constitucional que permitió al presidente Uribe aspirar a la re-elección. Uribe argumentaba que necesitaba una presidencia más para completar a totalidad el plan de trabajo de su gobierno. Sin embargo, nadie planteó que se trataba de estructurar dictaduras. De hecho, fue todo lo contrario.

Uribe, el gran amigo del gobierno estadounidense, los tratados de libre comercio y las grandes compañías, fue proyectado como un defensor de la democracia. Mientras que Chávez es proyectado como el enemigo de la democracia y el retorno de las dictaduras militares.

La prensa ha destacado que Chávez anteriormente dijo que no insistiría en el asunto de la re-elección y ahora se encuentra nuevamente luchando por esta reforma constitucional. Sin embargo, la prensa no destaca que Uribe durante su campaña se oponía abiertamente a las re-elecciones presidenciales y luego también las propulsó.

 

Lo más irónico es que Uribe, el supuesto defensor de la democracia, no dejó en manos del pueblo la decisión sobre si él debía o no ser candidato a la re-elección. Sencillamente dejó que su Cámara de Representantes tomará la decisión. Mientras que Chávez, el supuesto enemigo de la democracia, en todo momento ha demostrado que quiere que la decisión la tome únicamente el pueblo, a través de un referéndum.

Evidentemente, a las personas que controlan los medios de comunicación masivos les interesa sembrarnos una opinión. Una opinión que evidentemente favorece ciertos intereses de clase.