Etiquetado: Puerto Rico

Independencia y Socialismo – Cesar Andreu Iglesias (PDF)

Descarga Independencia y Socialismo Cesar Andreu Iglesias (PDF)

“Cuando en 1951 publicó su primer libro (una selección de sus ensayos políticos), César lo tituló Independencia y Socialismo.  El título era acertado, pues expresaba en forma clara y sintética el tema central que unía los materiales diversos recogidos en el volumen. Más que eso: este sencillo título formulaba en forma compacta -de consigna- el programa político fundamental de toda su vida: la necesidad de unir la lucha por la independencia de Puerto Rico con la lucha por la emancipación social (por la transformación radical del sistema social imperante).” -Georg H. Fromm

Comunidades en Guánica y Sábana Grande defienden su derecho a la salud (Puerto Rico)

Peligro!

Las comunidades de Arenas y Susúa en Guánica y Sábana Grande, PR han comenzado a organizarse para oponerse a la construcción de una antena de telefonía, dada la documentada evidencia sobre los enormes daños a la salud que éstas ocasionan. En la página de Facebook del movimiento comunitario, se han compartido varios reportajes (1, 2, 3) donde diversos especialistas discuten los efectos dañinos de este tipo de antena. Médicos especialistas en cáncer, autismo, tumores cerebrales y alzheimer afirman que existe una relación directa entre la exposición prolongada a las ondas electromagnéticas que producen las antenas y estas enfermedades. La comunidad además destaca que no fueron consultados en ningún momento sobre la construcción, y enfatizan que no permitirán que otros se lucren a costa del deterioro de su salud. Además, se ha documentado el daño ambiental en el área debido a la construcción (1, 2).

Cientos de bloques, una nevera y otras cosas aparecen en el camino que da acceso a los vehículos contratados por la empresa Soluwise, Inc. de Carlos Collazo para la construcción de la torre de antenas.

Entre las actividades que podemos hacer para colaborar con la comunidad, se incluyen escribirle a la empresa Soluwise, de Carlos Collazo y encargada de la construcción, exigiéndole que cancele este proyecto. Pueden escribir a su página de Facebook o enviándole un correo electrónico a: info@soluwise.com. Dale Like y comparte la página del movimiento comunitario. Si no eres del área, tómate una foto con el siguiente mensaje: “Desde (tu lugar de residencia) Apoyo a Susúa y Arenas. No a la Antena de Soluwise.” No te tomará ni 5 minutos. Envía tu foto por mensaje a la página: No A La Antena de Soluwise. Y si eres del área, mantente al tanto de las reuniones y asiste. Se estará montando un campamento a la entrada de los predios donde se levanta el cimiento para la torre. Visítalos e indaga de que formas tú o tu colectivo podrían colaborar. Por nuestra salud y la de nuestros hijos, actívate.

Estructuras de Clase y Cambio Social: Un dialogo sobre los ricos y la independencia

Por Ricardo R. Fuentes-Ramírez*/Especial para CLARIDAD

 

El compañero Hiram Lozada Pérez recientemente publicó una nota en [Claridad] titulada “Los ricos y la independencia,” que pone sobre la mesa el importantísimoasunto de las clases sociales y las tácticas de lucha dentro de la colonia. Lozada hace un llamado a “renunciar a lasconsignas de lucha de clases,” recalca que debemos tomar “cada cosa en su tiempo,” y así “utilizar, con visióntáctica, todo el imaginario liberal del consenso social.” Incluso, fue el propio Marx quien primero enfatizó laimportancia de aspirar a “cada cosa en su tiempo.” Para Marx, por ejemplo, la tarea de los irlandeses era unarevolución nacionalista, para adquirir su independencia de los ingleses, y lograr pleno desarrollo capitalista. Sololuego de esto se podía hablar de condiciones para luchar por el socialismo, en un futuro. Stalin continuópromoviendo esta visión de “cada cosa en su tiempo,” argumentando que la tarea de los comunistas en los paísesdominados por el imperialismo era aliarse, e incluso en ocasiones subordinarse, a las luchas anti-imperialistas bajoel liderato de los ricos.

 

La estrategia estalinista se promovió tanto en naciones que aun eran colonias, como en países en vías de desarrollo que ya habían adquirido su independencia, y por tanto eran neocolonias. Es en las neocolonias del mundo donde en la práctica se toparon con que en la fase actual del sistema mundial, la lucha anti-imperialista es ferozmente obstaculizada por los ricos de los países dominados. Como el propio Lozada reconoce, los ricos logran beneficiarse del arreglo colonial. Les resulta más táctico aliarse con el imperio, quearriesgarse con la posible volatilidad de un proceso emancipador. Precisamente por esto, José Carlos Mariátegui concluyó en 1927 que en Latinoamérica, “no es posible ser efectivamente nacionalista y revolucionario sin sersocialista.”1

 

Algunos argumentarán que la visión de Mariátegui, que luego fue la del Che, solo aplica a naciones que ya han obtenido su independencia. Por esto, vale la pena discutir la visión del teórico y revolucionario Amílcar Cabral, y su experiencia en la lucha por la independencia de Guinea-Bisáu y Cabo Verde. Cabral concluyó que en las colonias, cuando el poder político-administrativo está en manos del invasor, es posible lograr un grado de “consenso social,” como le llama Lozada, para organizar un frente amplio para la descolonización. Sin embargo,tan pronto se obtiene la independencia, y el poder político-administrativo se vuelca sobre manos locales, la luchade clases al interior de la nación se manifiesta, y cualquier tipo de proyecto que intente aglutinar los ricos y lostrabajadores estará destinado al fracaso. Precisamente esto ocurrió en Guinea-Bisáu y Cabo Verde, y suindependencia ha sido, como la de la mayoría de los países en vías de desarrollo, una farsa, reproduciendo losmismos problemas de la colonia en la neocolonia. Puerto Rico produce un caso particular, en donde aun siendocolonia, el poder político-administrativo ya está en manos locales. Por esta razón, la lucha de clases ya semanifiesta a nivel del estado colonial, y no solo resulta sumamente poco táctico enterrar nuestras consignas declase, sino que resulta ilusorio pensar que un proceso de liberación genuina pueda ser llevado a cabo en alianza detú a tú con los ricos. ¿Acaso la ola neoliberal que nos arropa, y el hecho de que sistemáticamente se pone sobre los hombros del pueblo trabajador la carga de la crisis, no basta como evidencia de que la lucha de clases es uno delos ejes de nuestros problemas contemporáneos?

 

No se trata, como intenta caricaturizar Lozada, de obtener laindependencia y la revolución social a la vez con un ejército. En Puerto Rico, hacen falta por ocurrir un sinnúmerode procesos antes de poder construir una economía plenamente socialista. Sin duda alguna, necesitamos primerola liberación nacional, la creación de una economía genuinamente nuestra, y su protección de la competenciadestructiva de los países capitalistas avanzados. Similarmente, hace falta integrar a nuestra economía la granporción de nuestra población que ha sido marginada de la misma, y asegurarle a todos los puertorriqueños ypuertorriqueñas una educación pública, accesible, y de calidad a todos los niveles. Estas tareas no sonnecesariamente socialistas, y no se trata de saltar etapas. Sin embargo, debemos reconocer, como reconocieronanteriormente Mariátegui y el Che, que estas tareas no serán completadas a profundidad bajo una alianza con obajo el liderato de los ricos. Junto a estos, siempre se lograrán victorias limitadas, tímidas, transitorias, o fáciles derevertir.

 

No se está planteando que no podemos hacer algunas alianzas con algunos ricos. Se está planteando que debemos reconocer que las relaciones sociales actuales provocan en nuestra lumpenburguesía local un carácter conservador y reaccionario. De éstos participar en un proceso de liberación nacional, debería ser subordinados al liderato del pueblo trabajador, en lugar de como socios iguales o bajo su liderato. Sería tragicómico que PuertoRico no sea capaz de internalizar las lecciones de los países que ya han logrado su independencia. Principalmente, debemos internalizar que las independencias obtenidas bajo el liderato de los ricos, no solo reproducen todos los problemas de la colonia en la neocolonia, sino que los empodera aun más, provocando un profundo retraso del cambio social. Si no queremos que nuestra independencia sea una farsa, no debemos enterrar el análisis ni las consignas de clases. Por el contrario, el análisis de clases nos permite asegurarnos que nuestra independencia sea genuina, y no meramente una transición del colonialismo al neocolonialismo. Sin duda alguna, como ya se ha dicho, obtener la independencia y una plena economía socialista madura simultáneamente es una propuestaabsurda. Antes de remplazar nuestra economía en su totalidad por una economía socialista, necesitamos unprofundo y largo proceso de reconstrucción, o mejor dicho construcción nacional. Sin embargo, solo el pueblotrabajador puede dirigir este proceso si deseamos que sea exitoso.

 

Nota

 

1. José Carlos Mariátegui- Prólogo a Tempestad en los Andes (1927)

 

* El autor es estudiante doctoral de economía en UMASS-Amherst.

© Claridad 2004-2009 | http://www.claridadpuertorico.com | Generado: may 06, 2014

 

 

“Me dueles, Puerto Rico” Por Alexis Zárraga Vélez

Olvidamos que el nacionalismo es peligroso si lo sustenta la ignorancia
BeFunky_2b379274815d11e3a478123a40d9842e_8.jpg

Foto: AZ/EL VOCERO

Toda la vida hemos escuchado que Puerto Rico es lo más cercano en la Tierra que hay de estar en el País de Nunca Jamás de los cuentos de Peter Pan. Luego que los conquistadores llegaron por chepa, Colón “dijera el oh, oh,oh” ese que cantamos en un himno dócil, nos violaron las indias, acribillaron a los taínos, ultrajaron los manatíes confundiéndolos con ninfas, compraron africanos para explotar nuestros recursos, y nos intercambiaron por una carretilla a otro imperio; hemos querido curar nuestras heridas históricas y sanar nuestra alma colectiva jurando y perjurando que somos especiales.

¿Pero por qué somos especiales? Nadie tiene una respuesta concreta, pero sí algunas contestaciones para salir del paso. Tenemos la absurda idea de que somos una isla bendecida por Dios, cuando algún huracán no nos toca, porque al parecer el paternalismo benévolo de un ser supremo no le aplica a los muchachos de Haití.

Si le preguntas a un boricua qué hace diferente a este país, te dirá que “la belleza de sus playas”, omitiendo que no somos la ventiúnica isla en el globo terráqueo, y que hay un fracatán de lugares a lo largo de todo el bendito planeta con vistas impresionantes. Uno va a cualquier balneario o río pensando que la vida es como el anuncio de cerveza criolla ‘con gente bien bonita’; y cuando llegamos, vemos hombres tetones en el chuchupaneo, buruquenas jugando con latas de cerveza, arcoiris de venas varicosas, la gritería como ‘babysitter’, una cadena de pampers sucios sirviendo como boyas y ahora hasta se ponen majaderos si a un tinglar le da con asomarse en la arena. Pero pichamos, y preferimos pensar que todo es un caso aislado, y que en nada nos parecemos a nuestros panitas de Perú o algún otro lugar “tercer mundista”. Como diría aquella sabia mujer: ¡qué mameyote! Nos engañamos todo el tiempo.

Queremos que nos definan como únicos, pero menospreciamos otros países y aseguramos que to’ lo oriental es chino. Con el ‘Síndrome de Yolanda’, nos limitamos a mirarnos el ombligo y olvidamos que el nacionalismo es peligroso si lo sustenta la ignorancia. Tenemos la oportunidad de ver todo el universo, pero usamos Google Earth para buscar nuestro barrio en el mapa y observar a titi Sonia y al corillo jugando dominó en sillas plásticas.

Otros boricuas te dirán que lo que nos identifica son nuestras bellas mujeres, como si el resto del mundo no tuviese chicas hermosísimas, y que si el mismísimo Jesús viera a La Vampy, le metería más espinas a su corona. Algunos más osados te dirán que la bondad de su gente. No haces más que poner la señal para cambiar de carril, y el que viene al la’o a 25 millas por hora, saca el sentido de pertenencia y le mete chambón al chustro para no darte break. Y eso es en la autopista, porque si estás en San Juan y te topas con un taxista, lo mejor que haces es tirarte del carro porque esos no tienen piedad ni aunque la madre se les pare al frente.

Los puertorriqueños siempre intentamos salir de los problemas de la forma más irracional posible, es por eso que siempre estamos borrachos, y usamos la tarjeta de crédito para comprar cosas que ni necesitamos ni mucho menos podemos pagar. Nos preocupa más si van a legalizar la dichosa marihuana a saber qué diantre van a hacer con los muchachitos que se gradúan y no encuentran trabajo. Estamos moribundos por dentro y sin ilusiones, pero de pie bailando ‘Danza Kuduro’.

Basamos nuestras autoestima en el nalgaje de Jennifer López y nos apropiamos del éxito individual de artistas y deportistas que hicieron mil sacrificios y tuvieron que salir de aquí para triunfar; a muchos de ellos no los apoyamos cuando se fajaban aquí, y si cometen la herejía de no mencionarnos en el exterior, caen en desgracia eterna con millones de mulatos rencorosos. Me dueles, Puerto Rico.

Creamos altares ideológicos, ni siquiera los tumbamos en el camino aunque nos demos cuenta que están erróneos. Nos dividimos en bandos, polarizados hasta el tuétano, y vemos la neutralidad como una debilidad. El primer paso para ser apedreado es intentar ser objetivo sin pasarle la manito a nadie Además de triviales y tribales, al momento de debatir nos acusamos con una cantidad de epítetos que solo son superados por nuestros complejos. ¿Saben qué es lo peor, amiguitos? Los que nos gobiernan conocen nuestras debilidades, entienden que tenemos un eterno chijí chijá de lunes a viernes, y que estamos en una estadía perpetua en Lalalandia. En estos momentos el país se nos hunde en deudas, ante la amenaza de un exilio masivo y carencia de un plan que nos saque del boquete, nos tienen con cánticos de sirenas, con la fe como panfleteo político y una promoción de amor al país con la única explicación vacía del “porque sí”.

Hace una semanas vi por las redes sociales un artículo (que no se hizo por casualidad) de una norteamericana (porque al parecer para validar algo lo tiene que decir alguien de afuera) que “se quería quedar en la isla”, y nos daba las razones más mongas, estéticas y superficiales para creer en esta ínsula del Caribe. ¿Qué hicimos? Pues logramos que el reportaje se hiciera viral, bien contentitos porque decía cosas “chéveres”, sin darnos cuenta que con ese vano narcisismo nacional, “los de arriba” nos siguen metiendo las cabras al corral. Aún nos creemos que no estamos en una crisis seria y que no es con fotos “sin filtro” ni con amor a la patria que se llena un estómago vacío.

No tenemos un cuento épico que nos haga justicia como nación y quizás nunca lo tengamos. Tampoco podemos darle fundillo al sofá esperando que alguien llegue con tono mesiánico y resuelva esto con una varita mágica. Nos toca a nosotros -el pueblo- abrir los ojos y dejarnos de tanto discurso poético y suave lirismo que ha resultado ser tan repetitivo como La Macarena. Yo aspiro a que mi país sea el mejor, pero aunque nos moleste y duela, por ahora no estamos ni cerca de serlo.

Tenemos la oportunidad de cambiarlo, pero ya no puede ser usando el corazón, sino la cabeza. Hay que aceptar nuestros defectos, trabajar con nuestras fallas y meter caña sin tanto ñeñeñé. El orgullo de Puerto Rico ya no ponemos cimentarlo en pajaritos preñaos ni en campañas publicitarias, hay que empezar a construirlo con hechos.

Tomado 6/03/13 de http://elvocero.com/me-dueles-puerto-rico/#.UxhdOdxMHf5.twitter

Declaran inconstitucional la llamada ley “Tito Kayak” en Puerto Rico

 

Tomado de http://www.claridadpuertorico.com

El miércoles 27 de marzo, el juez del Tribunal de Primera Instancia de Ponce, Eduardo Busquets Pesquera, del Tribunal de Ponce, declaró inconstitucional el artículo 200 del Código Penal, conocido como la ley “Tito Kayak”, desestimando así las acusaciones contra seis activistas que fueron acusados en diciembre de 2011 por protestar sobre la instalación de molinos de vientos en terrenos agrícolas de Santa Isabel.

Los activistas son Robinson Rodríguez, Raúl Mari Fernández, Luis Omar García Mercado, Rose Marie Vázquez Cruz, Edwin Velázquez González y Javier Smith Torres.

“El juez determinó que el artículo es inconstitucional dando la razón a nuestra defensa que había solicitado la desestimación del caso”, informó García Mercado, quien confirmó que la Fiscalía anticipó que irá en alzada para que se revoque la decisión del juez Busquets Pesquera.
Los arrestados se manifestaban en uno de los accesos de la finca donde la empresa Pattern Santa Isabel LLC levantó 44 aerogeneradores.

El grupo reclamaba que la empresa Pattern violaba la ley 242 de Reserva Agrícola y argumentó que se trataba de tierras agrícolas.

El artículo 200 penaliza con tres años de cárcel las personas que interrumpen los trabajos de construcción en obras y terrenos públicos o privados.

A pesar de que el gobernador Alejandro García Padilla se reunió el 6 de diciembre con destacados ambientalistas del país y se comprometió a que una vez asumiera la gobernación se derogaría la ley, ésta aún está vigente. Tanto la Cámara de Representantes como el Senado aprobaron proyectos para derogar el referido artículo, pero García Padilla no ha estampado su firma en éstos. Todo lo contrario, por expresiones del Departamento de Justicia y del propio García Padilla, se cree que éstos favorecen sólo enmendar el artículo.

Bhatia concurre
El presidente del Senado, Eduardo Bhatia, afirmó que la conocida “ley Tito Kayak” “no aguanta un análisis constitucional. En reiteradas ocasiones le he comunicado al país el porqué hay que derogar esa abusiva ley de la administración pasada. Simplemente esa disposición no aguanta un análisis constitucional y así lo ha confirmado el juez de instancia”, indicó.

Celebran decisión judicial
Diversas personalidades y agrupaciones se expresaron también sobre el triunfo que representó la determinación del tribunal de Ponce.

Según Eduardo Villanueva Muñoz, expresidente del Colegio de Abogados de Puerto Rico, la sentencia del juez Busquets Pesquera evidencia que “ese estatuto penal es inconstitucional, porque crea un efecto disuasivo contra la libertad de expresión, que en el derecho norteamericano llaman ‘chilling efect’”.

“Es un triunfo grande de los jóvenes y los abogados que los asistieron al retar el estatuto. Y no sólo salen absueltos, sino que el juez, en una decisión bien fundamentada de 20 páginas, declaró la ley inconstitucional”, expresó.

Por su parte, el ingeniero Alexis Massol González, fundador de la organización comunitaria Casa Pueblo, felicitó a “los valientes puertorriqueños que están escribiendo las leyes sin entrar a la legislatura, sin ser gobernadores y sin estar en la rama judicial. Le han dado una lección al País y, más que al país, al gobierno de Puerto Rico”, puntualizó.

De otra parte, el abogado Rolando Emmanuelli Jiménez indicó que la decisión de Busquets Pesquera “envía un mensaje al gobernador de que el proyecto para derogar la Ley Tito Kayak debe ser firmado ya. Tengo que felicitar a los abogados y a los seis de Santa Isabel por esta contundente victoria al defender la libertad de expresión y la libertad de protestar para exigir la reparación de agravios”, agregó.

El portavoz del Comité de Toabajeños contra el Gasoducto del Norte, Juan Camacho, expresó que “Toca ahora al Gobernador dejar sin efecto esa ley y no atreverse a hacer una apelación, porque pondría en entredicho su credibilidad, ya que planteó que iba a derogar esa ley durante el proceso electoral”.

Entretanto, la agrupación La Nueva Escuela aplaudió la decisión del juez Busquets Pesquera y expresó satisfacción por el esfuerzo de diferentes organizaciones y personas que trabajaron en conjunto a favor de la derogación del anterior artículo 208A y actual artículo 200 del Código Penal.

“Estamos aliviados por el hecho de que los seis compañeros que fueron arrestados por protestar a favor de la conservación de los terrenos agrícolas en Puerto Rico ahora puedan resumir sus vidas”, señalaron en un comunicado de prensa.

Plantearon, además, que para un proceso más democrático de aprobación de leyes y proyectos de construcción es necesario comenzar a “utilizar procesos de consulta y discusión en los espacios comunitarios, enfatizar la planificación participativa e implantar métodos de presupuesto participativo”.

También “articular un plan de uso de terrenos nacional discutido y aprobado por científicos, comunidades organizadas y la sociedad civil, lograr que esté accesible a todos y crear un mecanismo efectivo para la promoción de las vistas públicas, tanto para leyes como para proyectos de construcción, de la misma manera que se anuncian los números ganadores de la lotería”.

Finalmente, el colectivo hizo un llamado al gobernador Alejandro García Padilla a que “cumpla la palabra que empeñó con el pueblo, tanto antes como después de las elecciones” y firme la derogación de la ley “Tito Kayak”.

Érase una vez dos pingüinos homosexuales (Brunymarie Velázquez)

Tomado de www.endi.com 22/02/13

Érase una vez dos pingüinos homosexuales

Brunymarie Velázquez*

Hay muchos con urticaria esta semana. De hecho, escuché que las ventas de cortisona se han disparado. La manadas de personas que creen que las parejas del mismo sexo son extraterrestres han estado comprándolas en cantidades industriales. Tienen ronchas hasta en el espíritu, aunque deben estar felices con la decisión del Tribunal Supremo ayer. 

Pero bueno, la tolerancia debe ser de todas las partes, así que aunque disienta, les respeto. 

Mientras, quisiera compartirle una noticia que cuando salió en el 2009 corrió el mundo. Se trata de los pingüinos homosexuales que adoptaron un pollito en zoológico en Alemania


“Son muy buenos padres, cariñosos y concienzudos; la verdad es que se comportan de la misma forma que los heterosexuales, y hacen las mismas cosas que ellos, incluido construir el nido e incubar el huevo”, según explicó el veterinario del zoológico, Joachim Schöne.

Entonces, ¿a qué parte de la naturaleza no responden estos seres? 

“No es necesario realizar pruebas científicas que confirmen su homosexualidad, pues es algo sano y totalmente natural”, insistió Schöne.

Mi intención no es comparar a los homosexuales con animales, no, mi intención es poner este tema en un lenguaje mucho más sencillo para los que piensan que es complicado. 

¿Qué efecto tienen en los niños y niñas el tener padres homosexuales?

Esto es lo que responde la Academia Americana de Psiquiatría Infantil y del Adolescente

“Algunas veces las personas se preguntan si el tener un padre homosexual puede ser difícil para los niños o tal vez dañino.Investigaciones recientes demuestran que los niños con padres homosexuales y lesbianas no son diferentes a otros niños con padres heterosexuales en su desarrollo emocional o en sus relaciones con pares y adultos. Es la calidad de la relación padre/hijo y no la orientación sexual del padre lo que surte efecto en el desarrollo del niño”.

Contrario a la creencia popular, los niños de padres lesbianas, homosexuales o transgéneros:

  • No tienden a ser más homosexuales que los niños con padres heterosexuales.
  • No tienden a ser más abusados sexualmente.
  • No demuestran diferencias entre si ellos tienen duda de si son hombres o mujeres (identidad de género).
  • No demuestran diferencias en su comportamiento masculino y femenino (comportamiento de desempeño de género).

Legisladores y legisladoras de Puerto Rico, el Tribunal Supremo interpreta las leyes que ustedes escriben y que posteriormente firma el Ejecutivo. Si no creen en el discrimen, muévanse a favor de la realidad del mundo. No penalicen a un ser humano por amar a otro ser humano y querer hacer una familia. 

Por último, les invito a que lean esto. Dos enlaces adicionales para que lleguen a sus propias conclusiones. 

*La autora trabaja como periodista de El Nuevo Día desde el 2010. Escribe sobre diferentes temas de actualidad en la edición dominical. Hizo su bachillerato en Periodismo con una concentración menor en Sistemas de Justicia en la Universidad del Sagrado Corazón y actualmente se propone completar un grado doctoral en Psicología Clínica.

Puerto Rico: La participación laboral más baja del mundo

Por Ricardo R. Fuentes Ramírez*/Especial para CLARIDAD

Publicado en Claridad, El Periódico de la Nación Puertorriqueña

http://www.claridadpuertorico.com

Según las estadísticas del Departamento del Trabajo, durante el mes de septiembre la tasa de participación de Puerto Rico cayó a 39.2%. No sólo es la más baja en nuestra historia, sino que es posiblemente la más baja del mundo. Según las estadísticas más recientes del Banco Mundial, en el 2010 los países con la tasa de participación más baja fueron Gaza, Moldavia, Jordania e Irak, con una tasa de 41%. Por otro lado, nuestros vecinos latinoamericanos tienen una tasa de participación promedio de 66.2% y Estados Unidos una tasa de 63.7%. ¿Cómo explicamos la tasa de participación tan baja presente en Puerto Rico? Este fenómeno sin duda alguna ha abierto las puertas a un sinnúmero de explicaciones no sólo erróneas, sino además elitistas y clasistas.

La explicación más elitista, simplemente argumenta que el puertorriqueño se caracteriza por ser un vago,

propenso por tanto a “vivir del mantengo.” Otra explicación, un poco menos elitista, argumenta que se trata

sencillamente de un asunto de incentivos. Estos argumentan que muchos trabajadores y trabajadoras en cierto

nivel de pobreza se encuentran en una situación en donde realmente salen mejor dejando de trabajar y recibiendo

programas de asistencia. Los partidarios de esta idea suelen comoquiera criminalizar las personas que reciben

programas de asistencia, estimulando el mito generalizado de que se trata de personas que llenan sus carros de

compra de artículos innecesarios e incluso viven mejor que segmentos de la clase trabajadora. Lo más lamentable

es que esta criminalización elitista es sumamente común en gran parte de los sectores progresistas del país. Tan

reciente como esta campaña electoral, podemos encontrar mensajes de candidatos y candidatas cayendo en este

discurso.

No cabe duda de que el asunto de los incentivos influye, pero se queda sumamente corto para comprender a

profundidad los procesos subyacentes en este fenómeno. Por otro lado, podemos encontrar información valiosa

para entender este particular si nos enfocamos en las dinámicas de clase que se dan al interior de nuestra

economía, y entre ésta y el capitalismo global. Específicamente, podemos comprender nuestra participación laboral

si la contextualizamos con nuestro proceso de desarrollo capitalista dependiente, o como lo llamó el sociólogo y

economista alemán Andre Gunder Frank: el lumpendesarrollo.

El análisis no es nuevo. A principios del siglo pasado, Trotsky y Lenin ya hablaban de la “ley de desarrollo desigual y

combinado” y de imperialismo, para explicar cómo las potencias capitalistas bloquean en gran medida el desarrollo

de las naciones del Tercer Mundo, hoy eufemísticamente llamadas “en vías de desarrollo.” El poder económico de

los países capitalistas avanzados les permite explotar y empobrecer a las naciones del Tercer Mundo. No sólo se

trata de que nuestros pueblos están económicamente atrasados, sino que nuestro subdesarrollo es el resultado del

enriquecimiento de los países desarrollados. No obstante, ocurren transferencias de capital y tecnología de esos

países a los nuestros, por tanto vemos desarrollo. Pero es un desarrollo dependiente, siempre a favor de los

intereses del capital extranjero; es decir, lumpendesarrollo.

¿Cómo esto nos ayuda a entender nuestra participación laboral? El imponer desde afuera procesos de producción

capitalistas en países que no habían pasado por procesos de desarrollo industrial propios, creó una incongruencia

en las fuerzas productivas de éstos. El capital de los países avanzados sólo necesita una cantidad limitada de

obreros y obreras, dejando fuera del proceso de producción a una cantidad abrumadora de personas o

integrándolas sólo levemente en el mismo. Esto creó un fenómeno que algunos teóricos han llamado

semi-proletarización, refiriéndose a que muchas de las personas en el Tercer Mundo son integradas a procesos de

producción capitalistas sólo en parte, obligándolas a tener que recurrir a actividades de subsistencia como la

siembra de alimentos y la cría de animales. La teórica alemana Rosa Luxemburgo introdujo la idea, hoy elaborada

por el sociólogo estadounidense John Bellamy Foster, de que esto les permite a los capitalistas mantener los

salarios depreciados a nivel global. En términos marxistas, implica que el ejército de reserva industrial del

capitalismo global se encuentra mayormente en el Tercer Mundo.

Puerto Rico no se excluyó de este proceso. Nuestro proceso de industrialización, iniciado con Operación Manos a la

Obra, es un clásico ejemplo del lumpendesarrollo. Las empresas extranjeras nunca generaron suficientes empleos

como para integrar la mayoría de nuestra fuerza laboral, y tampoco crearon eslabonamientos con nuestra economía

local, dejándonos en gran medida subdesarrollados, o lumpendesarrollados. Pero las particularidades de nuestro

local, dejándonos en gran medida subdesarrollados, o lumpendesarrollados. Pero las particularidades de nuestro

caso económico colonial implicaron que en vez de semi-proletarización y actividades de subsistencia como la

siembra de alimentos y la cría de animales, tenemos actividades económicas informales y programas de asistencia

social. No obstante, el lumpendesarrollo capitalista al que fuimos sometidos es la raíz de nuestra baja participación

laboral, no la vagancia de los puertorriqueños o un arreglo de incentivos reformable.

A modo de ejemplo, supongamos que se lleva a cabo una reforma que logre incentivar el trabajo en vez del

“mantengo,” y la participación laboral sube a un 60%. Usando los últimos datos del Departamento del Trabajo,

vemos que esto incrementaría nuestro Grupo Trabajador en cerca de 661,000 personas, para un total de cerca de

1,927,000 personas. Actualmente, 173,000 personas no consiguen trabajo. Por tanto, podemos suponer que la

mayoría de esas nuevas adiciones al Grupo Trabajador tampoco conseguirán. En otras palabras, tendríamos cerca

de 834,000 personas desempleadas, con una tasa de desempleo sobre un 40%. Contrastemos esta cifra con que

durante la Gran Depresión, la tasa de desempleo en Puerto Rico nunca subió sobre un 25%. Es decir, nuestra

estructura económica, no podría sustentar un aumento en nuestra participación laboral.

No cabe duda de que el problema no es ni de vagancia o incentivos; es estructural. Pero, no se trata de cualquier

problema estructural, es un problema estructural causado por el lumpendesarrollo capitalista de nuestro país. Esto

debe servir como recordatorio de que la reestructuración económica que nos urge debe ser guiada hacia la

democratización de nuestra economía, socializando nuestros recursos económicos y utilizándolos de una manera

planificada, democrática y participativa. Ésa debe ser la visión que guíe nuestro trabajo actual, una visión socialista

para el Siglo XXI. Finalmente, debemos desprendernos de todo discurso que reproduzca el elitismo, el clasismo,

nuestra denigración como pueblo, y que además promueva visiones que en nada ayudan a comprender o

transformar nuestra realidad. Es fundamental ser críticos de esta retórica, que criminaliza y ataca nuestras

comunidades pobres y marginadas, cuando deberíamos estar integrándonos a sus luchas e integrándolas a las

nuestras.

* El autor es estudiante en el programa doctoral de economía en UMASS.

© Claridad 2004-2009 | http://www.claridadpuertorico.com | Generado: nov 27, 2012