Etiquetado: religion

Ilegalizar la religion?

A finales del mes de mayo comenzo un juicio en Francia, donde se acusa a la iglesia de Scientology de fraude organizado ( http://www.time.com/time/world/article/0,8599,1901373,00.html ). Si salen culpables, no solo los lideres franceses de Scientology seran penalizados con multa y posiblemente carcel, sino que se catalogara a la iglesia de Scientology como una organizacion criminal y la religion sera ilegalizada en Francia.

Me parece interesante la valentia de los franceses y las franceses, de a pesar de que se exponen a ser acusados de no respetar el derecho a la libertad espiritual de cada individuo, acusan a esta religion por lo que es. Sin embargo, si Scientology es una organizacion criminal que lleva a cabo fraude organizado, una institucion como la Iglesia Catolica definitivamente que lo es tambien.

Scientology no ha cometido ni una fraccion de los crimenes que ha cometido la Iglesia Catolica. Y prometer la salvacion a cambio de diesmos y obediencia para mi es igual de criminal que ofrecer la salvacion a cambio de pagar por que te “auditen,” que es el caso de Scientilogy.

Ademas, nos invita a una reflexion interesante sobre la ilegalizacion de la religion. Ciertas drogas son ilegalizadas porque le hacen un mal a la sociedad. Bajo esa premisa, entonces la religion deberia ser ilegalizada tambien.

Si argumentan que la religion no le hace mal a todo el mundo por igual. La respuesta es que estas drogas ilegales tampoco. Las personas responden distinto a las drogas, y estas drogas en ciertos casos se usan para tratar a personas con condiciones medicas. Sin embargo, la mayoria coincide en que en general, hacen mal. Por eso son ilegales (Los paises que coinciden en que en general no hacen mal pues la legalizan). La religion es lo mismo. En general hace un mal. Por ende, si llegasemos a coincidir en que hace mal, deberia ser ilegal tambien. Suena un poco (ok, bastante) radical y el debate seria uno extremadamente controversial. Pero como minimo se debe debatir.

PD: Debates que surgieron luego de postear la nota me hicieron darme cuenta que estoy desviandome del problema inicial. Siguiendo en la linea de Marx, el asunto no es convencer a las personas de no creer en dios, sino de derrumbar las condiciones que provocan que las personas necesiten creer en dios. En palabras de Marx: “La religion debe ser criticada en el marco de las criticas a las condiciones politicas en vez de criticar las condiciones politicas en el marco de la religion… La religion en si misma no tiene contenido, le debe su ser no al cielo sino a la tierra, y con la abolicion de la realidad distorcionada de la cual es la teoria, colapsara por si sola.” En fin, para lograr un mundo sin religión, hace falta combatir la enajenación a través de la construcción de una nueva sociedad socialista.

Mientras más vayamos a la iglesia peor será la crisis económica

Un artículo de El Nuevo Día explica como la crisis económica ha conllevado a un aumento desde 15% a 50% en la asistencia de distintas iglesias en la isla. Acepto que no todos los curas, pastores, ministros, etc. son iguales. Entiendo que las personas que están yendo a las iglesias están recibiendo mensajes muy distintos. Sin embargo, también hay que aceptar que la mayoría de los curas, pastores, ministros, etc. están dando un mensaje bastante parecido.

El mensaje se puede resumir en lo siguiente: “Busca de Dios. Ten fe en Dios. Ten paciencia y confía en Dios, y serás recompensado.” El problema es que las políticas de Fortuño para resolver la crisis fiscal están profundizando aun más nuestra crisis económica. Mientras que Fortuño hace que nuestra economía y por ende nuestro país se caiga en cantos, las personas se encuentran en las iglesias y en sus hogares teniendo fe, paciencia y confianza en Dios.

Donde deberían estar tambien es en la calle, protestando y ejerciendo presión al gobierno de Fortuño a que detenga sus políticas de auto-destrucción de nuestra economía. A esto muchos responderán: “Protestar es en vano, el gobierno nos ignora y sigue haciendo lo que quiere. Por eso, debemos ponerlo en manos de Dios.” Durante la ultima mitad del siglo XX, en los países latinoamericanos donde ganaron las presidencias personas de la misma ideología de Fortuño, terminaron pasando por crisis económicas que tuvieron un efecto en la gente mucho peor que el que estamos sintiendo nosotros ahora. Seguramente, si nos quedamos en nuestras casas rezando terminaríamos igual o peor que como estuvieron nuestros hermanos y nuestras hermanas en America Latina. Además, si nuestro pueblo tuvo la capacidad de sacar de nuestras tierras a la marina más poderosa del mundo; creo que podemos hacer que Fortuñito y sus amiguitos y amiguitas no pasen legislación que nos perjudique.

Insisto que entiendo que hay curas, pastores, ministros, etc. que les dicen a sus feligreses que se tiren a la calle a protestar las acciones del gobierno. Pero también insisto que estos son una minoría. Por tal razón, mientras más personas vayan a la iglesia y opten por solo quedarse en sus casas confiando que Dios va a arreglar la economía, en vez de ademas de eso manifestarse y ejercer presión para que el gobierno tome mejores posturas en beneficio de nuestra gente, la crisis continuará empeorando.

Nuestra tarea deber ser recalcarles a las personas la urgencia de organizarnos y protestar las acciones del gobierno de Fortuño. Antes de que las iglesias las convenzan de que lo unico que debemos hacer es confiar en que dios venga a arreglarnos nuestro país.

Lenin desciende a los infiernos

Después de hacer la Revolución Rusa, de terminar con las diferencias de clases sociales, y dedicar su vida entera al comunismo, Lenín finalmente murió. Por ateo y por haber perseguido a los religiosos, termina siendo condenado al infierno.

Al llegar allí, descubre que la situación es peor que en la Tierra: los condenados son sometidos a sufrimientos increíbles, no hay alimentos para todos, los demonios están desorganizados, Satanás se comporta como un rey absoluto -sin ningún respeto por sus empleados o por las almas castigadas que sufren el suplicio eterno.

Lenin, indignado, se rebela contra la situación: organiza marchas, hace protestas, crea sindicatos para los diablos descontentos, promueve rebeliones. En poco tiempo, el infierno está patas para arriba: nadie respeta más la autoridad de Satanás, los demonios piden aumento de salarios, las sesiones de suplicio no se llevan a cabo, los encargados de mantener encendidas las hogueras hacen huelga.

Satanás ya no sabe qué hacer: ¿cómo va a seguir funcionando su reino, si ese rebelde está subvirtiendo todas las leyes? Intenta encontrarse con él, pero Lenin, alegando que él no habla con opresores, le envía un recado a través de un comité popular, diciendo que no reconoce la autoridad del Jefe Supremo.

Desesperado, Satanás va al cielo a conversar con San Pedro.

-¿Se acuerdan ustedes de ese sujeto que hizo la revolución rusa? -dijo Satanás.

-Lo recordamos muy bien -respondió San Pedro. -Comunista. Odiaba la religión.

-Es un buen hombre -insiste Satanás. -Aunque tenga sus pecados, no merece el infierno; ¡al final, trató de luchar por un mundo más justo! En mi opinión, él tendría que estar en el cielo.

San Pedro reflexionó unos momentos.

-Me parece que tiene usted razón -dijo finalmente. -Todos tenemos nuestros pecados, y yo mismo llegué a negar a Cristo tres veces. Mándelo para acá.

Loco de contento, Satanás vuelve a su casa, y envía a Lenin directamente al cielo. En seguida, con mano de hierro y alguna violencia, termina con los sindicatos de demonios, disuelve el comité de almas descontentas, prohíbe las asambleas y las manifestaciones de condenados.

El infierno vuelve a ser el famoso lugar de tormentos que siempre atemorizó a los hombres. Loco de alegría, Satanás se pone a imaginar lo que debe estar ocurriendo en el cielo.

“¡En cualquier momento aparece San Pedro golpeando la puerta, pidiendo que Lenin regrese!” -rió para sus adentros. “¡Ese comunista debe haber transformado el paraíso en un lugar insoportable!”

Pasa el primer mes, pasa un año entero, y ninguna noticia del cielo. Muerto de curiosidad, Satanás decide ir hasta allá para ver qué está sucediendo.

Encuentra a San Pedro en la puerta del paraíso.

-¿Y cómo van las cosas por aquí? -pregunta.

-Muy bien -responde San Pedro.

-¿Pero está todo en orden?

-¡Claro! ¿Por qué no habría de estarlo?

“Este tipo debe estar fingiendo”, piensa Satanás. “Va a querer mandarme a Lenin de vuelta”.

-Escucha, San Pedro, ¿ese comunista que te mandé, se ha portado bien?

-¡Muy bien!

-¿No hubo anarquía?

-Por el contrario. Los ángeles son más libres que nunca, las almas hacen lo que les viene en gana, los santos pueden entrar y salir sin marcar horario.

-Y Dios, ¿no protesta por este exceso de libertad?

San Pedro mira, con un poco de lástima, al pobre diablo que tiene delante.

-¿Dios? Camarada, ¡Dios no existe!

Paulo Coelho

Lo que nos hace falta en la vida para ser felices…

Muchas veces nos sentimos insatisfechos con nosotros mismos o insatisfechos con nuestra relación con otras personas. A veces queremos que nos vean de una manera pero nos ven de otra. Queremos que nos traten de una manera y nos tratan de otra. Como mínimo aspiramos a la aceptación y el respeto de algunas personas a nuestro alrededor. A veces nos vemos ahogados en trabajo y nos preguntamos que propósito tiene. Nos preguntamos que propósito tenemos nosotros en la vida. ¿Qué sentido tiene? A veces terminamos afirmando: “Mi vida no tiene sentido.”

Todas estas cosas hacen que caigamos en frustración, molestia, tristeza, depresión, etc. Recurrimos a drogas, legales o ilegales, para tratar de reprimir estas emociones. Pero en realidad, solo las profundizamos. Algunos plantean que el problema es la obsesión con el “yo.” Que prestarte tanta atención a ti mismo es la raíz de este proceso. Estas personas le echan la culpa al egoísmo o el egocentrismo. Pero en realidad, eso no tiene absolutamente nada que ver. El problema fundamental es otro. La raíz es otra.

La raíz de todos esos pensamientos y emociones es la falta de conexión con Dios y la incomprensión de lo que consiste el amor hacia Él, y el amor de Él hacia ti. Solo cuando nos acerquemos a Dios comenzaremos a librarnos de estos males. Solo cuando manifestemos amor hacia Él y agradezcamos su amor por nosotros es cuando comenzaremos a sentirnos satisfechos con la vida.

Yo he descubierto esto, y quiero que otros lo descubran también. Por eso, todos los viernes a las 6 pm me reuniré en mi hogar con todas las personas que quieran venir para conversar sobre como debemos manifestar nuestra relación de amor con Dios. Les exhorto a que todos vengan, porque solo así realmente lograremos ser felices deverdad.

Los espero.

————————–

————————–————————–————————–—————–

Si necesitas dinero podrías hacer algo parecido a lo que hice arriba. Según el Bureau of Labor Statistics de los EEUU, los distintos cleros de las diversas religiones ganan en promedio $2,830 mensuales aquí en Puerto Rico. Casi $3,000 mensuales por decirle consejos tontos a la gente no suena nada mal.

Yo no lo voy a hacer ya que respeto a la humanidad demasiado como para propagar la religión, pero si alguien esta corto de dinero y no le importa el efecto contra-productivo que pueda ocasionar en la humanidad pues aquí tienen una alternativa para hacer dinero.

What would Jesus do? : Hipocresía o desconocimiento

Nota Aclaratoria: No quiero usar de pretexto doctrinas religiosas para hacer llamados a acción o cambios de actitudes. Esta nota es una reflexión sobre los cristianos y cristianas, y la diferencia entre su doctrina y sus prácticas.

Una de las frases que más me interesan de la cultura cristiana es “What would Jesus do?” En otras palabras, ¿que haría Jesús en tu posición? Hace referencia al hecho de que la misión de cualquier cristiano o cristiana debe ser emular a Cristo. Si Jesús estuviera en nuestra posición, viviendo en la sociedad en que vivimos, ¿qué haría? ¿Los cristianos y cristianas están actuando como actuaría Jesús?

Como consecuencia de nuestra relación colonial con Estados Unidos, el sistema económico de Puerto Rico es de claro corte capitalista. Entre los principios fundamentales del sistema económico capitalista se encuentran:
1. el individualismo (concepto que en la práctica no se aleja mucho al egoísmo),
2. el ánimo de lucro (el sistema funciona como resultado de que las personas quieren adquirir riquezas personales) y
3. la propiedad privada de los medios de producción (que los recursos de nuestro país sean propiedad privada de individuos).

Intentaré comparar citas bíblicas con las condiciones actuales de nuestra sociedad para tratar de determinar exactamente “what would Jesus do.” Para evitar que me acusen de sacar citas de contexto, pondré la mayor parte de la lectura posible y si es necesario mencionaré brevemente bajo que contexto se desarrolla la cita.

“Contra los defraudadores y explotadores” del libro de Amos

8:4 Escuchen esto, ustedes, los que pisotean al indigente para hacer desaparecer a los pobres del país. 8:5 Ustedes dicen: “¿Cuándo pasará el novilunio para que podamos vender el grano, y el sábado, para dar salida al trigo? Disminuiremos la medida, aumentaremos el precio, falsearemos las balanzas para defraudar;
8:6 compraremos a los débiles con dinero y al indigente por un par de sandalias,
y venderemos hasta los desechos del trigo”. 8:7 El Señor lo ha jurado por el orgullo de Jacob: Jamás olvidaré ninguna de sus acciones. 8:8 ¿No temblará la tierra a causa de esto y estarán de duelo todos sus habitantes? Crecerá toda entera como el Nilo, se hinchará y bajará como el Río de Egipto. 8:9 Aquel día —oráculo del Señor—
yo haré que el sol se ponga al mediodía, y en pleno día cubriré la tierra de tinieblas;
8:10 cambiaré sus fiestas en duelo y todos sus cantos en lamentaciones; haré que todos se ciñan un sayal y que se rapen todas las cabezas; haré que estén de duelo como por un hijo único, y su final será como un día de amargura.

Actualmente, es evidente que las compañías hacen sus productos cada vez con menos cantidades y a precios mayores. Al igual que es de conocimiento público que las compañías se las ingenian para violar leyes ambientales o pagar menos impuestos. Al leer “Disminuiremos la medida, aumentaremos el precio, falsearemos las balanzas para defraudar;8:6 compraremos a los débiles con dinero y al indigente por un par de sandalias, y venderemos hasta los desechos del trigo” yo no puedo resistirme de pensar en las compañías y comerciantes modernos, ya que son esas mismas actitudes las que los caracterizan hoy día. A pesar de que Dios plantea que le “rapará sus cabezas” y les dará un “final de amargura,” en el sistema económico capitalista se protegen los intereses de las compañías y los comerciantes; muchas veces sobre los intereses del resto del pueblo; con la excusa de que crean empleos y estimulan la economía. Surge una contradicción entre lo que aparenta ser la debida posición del cristianismo y el sistema que se esta poniendo en práctica en Puerto Rico. Más contradictorio es que la mayoría de los puertorriqueños y puertorriqueñas se llamen cristianos, y que a la vez apoyen estas prácticas.

El verdadero tesoro del Evangelio de Mateo

19 No os acumuléis tesoros en la tierra, donde la polilla y la herrumbre destruyen, y donde ladrones penetran y roban; 20 sino acumulaos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni la herrumbre destruyen, y donde ladrones no penetran ni roban; 21 porque donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón. 22 La lámpara del cuerpo es el ojo; por eso, si tu ojo está sano, todo tu cuerpo estará lleno de luz. 23 Pero si tu ojo está malo, todo tu cuerpo estará lleno de oscuridad. Así que, si la luz que hay en ti es oscuridad, ¡cuán grande no será la oscuridad! 24 Ningún siervo puede servir a dos patrones, porque necesariamente odiará a uno y amará al otro o bien será fiel a uno y despreciará al otro. Ustedes no pueden servir al mismo tiempo a Dios y al dinero. 25 Por eso os digo, no os preocupéis por vuestra vida, qué comeréis o qué beberéis; ni por vuestro cuerpo, qué vestiréis. ¿No es la vida más que el alimento y el cuerpo más que la ropa? 26 Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros, y sin embargo, vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No sois vosotros de mucho más valor que ellas? 27 ¿Y quién de vosotros, por ansioso que esté, puede añadir una hora al curso de su vida? 28 Y por la ropa, ¿por qué os preocupáis? Observad cómo crecen los lirios del campo; no trabajan, ni hilan; 29 pero os digo que ni Salomón en toda su gloria se vistió como uno de éstos.

Recordemos que uno de los fundamentos principales del sistema económico capitalista es el ánimo de lucro, o sea el deseo de los individuos de generar ingresos y adquirir riquezas. Este fundamento se opone directamente a las palabras de Jesús: “No os acumuléis tesoros en la tierra.” Contrastemos el impulso principal de nuestro sistema económico, el “materialismo consumerista,” con las palabras de Jesús: “Ustedes no pueden servir al mismo tiempo a Dios y al dinero.” Para mí es evidente que Jesús se opondría al sistema económico capitalista. Todo libro de texto en el campo de la economía va a plantear abiertamente que el ánimo de lucro es un principio fundamental del capitalismo; y en la práctica ha quedado evidente que el ánimo de lucro va mano en mano con el materialismo consumerista, conceptos que Jesús jamás apoyaría.

Por otro lado, ¿cuántos cristianos y cristianas en nuestra sociedad no tienen o aspiran a tener vestimenta de lujo? Lacoste o Ralph Lauren, carteras Gucci o Luis Vouton, accesorios Tous, Dolce and Gabana o Rolex. Gastan cantidades ridículas de dinero simplemente para lucir bien y estar a la moda. Mientras que Jesús planteaba: “28 Y por la ropa, ¿por qué os preocupáis? Observad cómo crecen los lirios del campo; no trabajan, ni hilan; 29 pero os digo que ni Salomón en toda su gloria se vistió como uno de éstos.” La doctrina de Jesús es todo lo contrario a la doctrina “materialista-consumerista” que predomina en el sistema capitalista. Para mí también es evidente que Jesús jamás compraría vestimenta de lujo o accesorios ridículamente costosos para estar bonito o a la moda.

Las bienaventuranzas según Lucas

20 Volviendo su vista hacia sus discípulos, decía: Bienaventurados vosotros los pobres, porque vuestro es el reino de Dios. 21 Bienaventurados los que ahora tenéis hambre, porque seréis saciados. Bienaventurados los que ahora lloráis, porque reiréis. 22 Bienaventurados sois cuando los hombres os aborrecen, cuando os apartan de sí, os colman de insultos y desechan vuestro nombre como malo, por causa del Hijo del Hombre. 23 Alegraos en ese día y saltad de gozo, porque he aquí, vuestra recompensa es grande en el cielo, pues sus padres trataban de la misma manera a los profetas. 24 Pero ¡ay de ustedes los ricos!, porque ya estáis recibiendo su consuelo. 25 ¡Ay de ustedes, los que ahora estáis saciados!, porque tendréis hambre. ¡Ay de ustedes, los que ahora reís!, porque os lamentaréis y lloraréis. 26 ¡Ay de vosotros, cuando todos los hombres hablen bien de vosotros!, porque de la misma manera trataban sus padres a los falsos profetas.

Las palabras de Jesús son claramente de justicia y reivindicación social. La persona que los cristianos deben emular dijo abiertamente que en su reino le saciaría el hambre a los pobres y que castigaría a los ricos con hambre. En otros evangelios se puede interpretar que esta hablando de hambre en términos espirituales. Sin embargo, en el caso del evangelio de Lucas se ve muy claro que esta hablando en términos materiales. Es evidente que el discurso de Jesús es uno de desigualdad de clases, no de desigualdades espirituales.

Mientras que Jesús indudablemente lucharía por darles a los pobres y quitarles a los ricos, la mayoría de los puertorriqueños y puertorriqueñas de otros sectores sociales marginan y discriminan a los sectores pobres, y luego justifican su actitud con prejuicios infundamentados. Jesús bajo cualquier concepto se dedicaría a luchar por los pobres, no ha culparlos de su situación para justificar la indiferencia y la inacción.

La comunión fraterna de bienes de Hechos de los Apostoles

4:32 La multitud de los creyentes tenía un solo corazón y una sola alma. Nadie consideraba sus bienes como propios, sino que todo era común entre ellos. 4:33 Los Apóstoles daban testimonio con mucho poder de la resurrección del Señor Jesús y gozaban de gran estima. 4:34 Ninguno padecía necesidad, porque todos los que poseían tierras o casas las vendían 4:35 y ponían el dinero a disposición de los Apóstoles, para que se distribuyera a cada uno según sus necesidades.
4:36 Y así José, llamado por los Apóstoles Bernabé —que quiere decir hijo del consuelo— un levita nacido en Chipre 4:37 que poseía un campo, lo vendió, y puso el dinero a disposición de los Apóstoles.

En este texto vemos como se organizaron los seguidores de Jesús y los apóstoles. Noten que “Nadie consideraba sus bienes como propios, sino que todo era común entre ellos.” Esto es totalmente lo opuesto a la sociedad capitalista, ya que otro de sus principios es la propiedad privada de los recursos de los países. La organización de los seguidores de Jesús y los apóstoles es tan opuesta a la de nuestra sociedad que no solo declaraban como propiedad común sus recursos, sino que también sus bienes. Por esta razón, la sociedad de los creyentes de Jesús tenía una organización comunista extrema. Otro principio fundamental del comunismo es que se aporta según la capacidad y se recibe según la necesidad. Esto se evidencia en que “Ninguno padecía necesidad, porque todos los que poseían tierras o casas las vendían 4:35 y ponían el dinero a disposición de los Apóstoles, para que se distribuyera a cada uno según sus necesidades.” Por lo tanto, nadie puede refutar que la organización de los creyentes de Jesús y los apóstoles era una organización comunista.

Finalmente, tengo entendido que estaría en lo correcto al afirmar que Jesús no le daría importancia a adquirir dinero para acumular riquezas o lujos, no gastaría su dinero en marcas de ropa y accesorios costosos para estar a la moda o bonito, lucharía por los pobres y condenaría la inacción e indeferencia justificada con prejuicios, y finalmente lucharía firmemente en contra del capitalismo y la propiedad privada de los recursos de los países ya que se oponen directamente a la doctrina que promulgó. Jesus defenderia un sistema en donde se enfatice la cooperación y la propiedad compartida o colectiva, no la competencia, la avaricia y el egoismo. En otras palabras, Jesus lucharia por el socialismo.  Entonces, ¿podemos afirmar que los cristianos y las cristianas estan haciendo lo que “Jesus would do?”