Etiquetado: soberania

El MUS y la Independencia

Carta de Ramón Reyes Díaz, residente de Caguas, publicada en El Nuevo Dia el 24 de enero de 2010

 

En estos momentos se inscribe un nuevo movimiento político para participar como partido en la contienda electoral del 2012. La base de este grupo de ciudadanos, la soberanía para Puerto Rico. El liderato más visible de este movimiento lo componen personas que anteriormente fueron líderes del independentismo.

La mayoría del pueblo de Puerto Rico le tiene temor a la independencia por diversas razones. Estas van desde el miedo que se ha inculcado en la mente de las personas a perder su libertad individual y su estatus económico. La persecución, el discrimen y un sistema educativo enajenante que propende a cultivar esos temores para mantener el sistema colonial.

 

Los independentistas tenemos que combatir el miedo con educación; utilizando argumentos que convenzan a nuestro pueblo sobre la necesidad de la independencia. El miedo no se puede combatir con miedo. Estas personas que componen el MU S (Movimiento Unión Soberanista) dicen que como la mayoría del pueblo de Puerto Rico le tiene miedo a la independencia, pues hay que aguar el planteamiento para mercadear mejor el mensaje. Me parece que este argumento es erróneo y peligroso para nuestro movimiento independentista.

Como militante independentista de toda una vida (en estos momentos desafiliado); no puedo avalar una organización que esconde la independencia. El independentismo en general ha fallado en educar a nuestro pueblo sobre la independencia. La educación política tiene que ser un proceso continuo y consistente.

El proceso de descolonización no se va a dar por arte de magia. Este conlleva una gran dosis de constancia y desprendimiento. La lucha por la independencia no tiene atajos ni se construye con organizaciones que en aras de mercadear una idea, están dispuestos a claudicar sus principios por un protagonismo momentáneo.

 

Anuncios

Movimiento Unión Soberanista: ¿Colonialismo decorado?

“…hace falta comprender que el colonialismo no es meramente un estado jurídico, es un proceso político, económico y cultural. Romper con el colonialismo, no se resuelve meramente declarandonos soberanos mediante una libre asociación. Si algo debemos aprender de nuestros hermanos y hermanas en America Latina, es que la lucha por la independencia no se acaba al volvernos repúblicas soberanas. La lucha por la independencia continua, porque la lucha por la independencia no es otra cosa que la lucha contra el imperialismo capitalista…
…Si la meta es un Puerto Rico democrático y participativo desde la política a la economía, desde el gobierno del pueblo hasta la empresa obrera; verdaderamente trabajemos para lograr este objetivo y no perdamos nuestro tiempo trabajando para lograr una versión mutilada con el adjetivo de soberanía de decoración. Hagamos el trabajo en nuestras escuelas, universidades, comunidades y sindicatos; y construyamos un movimiento verdaderamente del pueblo y para una nueva sociedad…”

El Movimiento Unión Soberanista se presenta al país como una nueva alternativa electoral en el 2012. Según ellos, la soberanía es una solución anti-colonial que no es independencia. ¿Soberanía no es independencia? Según la enciclopedia Britannica, soberanía es cuando un país o nación tiene suprema autoridad sobre si misma y su territorio. Independencia es cuando un país o nación tiene autoridad sobre si misma; en contraste con pertenecer o estar bajo la autoridad de algún otro ente. ¿Alguien ve diferencias fundamentales entre estas definiciones? La independencia y la soberanía son conceptos que siempre han ido de la mano. ¿Entonces porque el MUS hace tanto énfasis en aislar el concepto de independencia del de soberanía?

Una de las razones, según ellos, es que el pueblo puertorriqueño le tiene miedo al concepto de independencia; así que quieren dejar de usar esa palabra para no espantar posibles seguidores o electores. Otra posibilidad es que quieren aislarse del concepto de independencia porque a pesar de que su retórica soberanista parecería aspirar a esto, su propuesta puede que no tenga nada que ver con independencia. A mediados de octubre El Nuevo Día publicó un artículo sobre el MUS que empieza con una cita de uno de sus líderes, David Noriega, afirmando que considera la libre asociación como un adelanto. El MUS aspira, o considera como una opción válida a la cual podríamos aspirar,  la libre asociación, la república asociada, o el Estado Libre Asociado Soberano como se le comienza a llamar en el PPD.

Podemos esperar que un acuerdo de Libre Asociación entre Puerto Rico y Estados Unidos probablemente le permitirá a Estados Unidos, con el fin de asegurar la “seguridad” de ambas naciones, continuar operando sus agencias de vigilancia y represión en el territorio puertorriqueño. A pesar de que el MUS se ha expresado en contra del militarismo estadounidense en la isla, sería poco realista asumir que, de sentarse a negociar un acuerdo de libre asociación, EEUU no haga hincapié en poder preservar sus privilegios militares sobre nuestra isla. En la actualidad, EEUU utiliza nuestro país como una base militar desde donde vigila y atenta contra la soberanía (independencia) de otros pueblos al igual que vigila y reprime movimientos sociales puertorriqueños. Un estudio reciente de The Washington Post titulado “Top Secret America” elabora sobre las organizaciones de inteligencia estadounidenses y afirma que en Puerto Rico operan estas organizaciones represivas en once localizaciones distintas alrededor de nuestra isla, desde donde atentan contra nuestro desarrollo como sociedad al igual que contra nuestros pueblos vecinos.

El presidente boliviano Evo Morales en una ocasión dijo que “donde hay una base militar de Estados Unidos…no se aseguran ni la paz ni la democracia.” Históricamente, el intervencionismo estadounidense ha sido uno de los más grandes enemigos de la paz y la democracia en América Latina y en muchas otras regiones del mundo. Aspirar a una relación política que le permita a Estados Unidos continuar utilizando nuestras tierras, aguas y cielo con sus propósitos imperialistas y anti-democráticos es hacer de nuestra nación cómplice de las fechorías del gobierno estadounidense.

Además, como explica el Lic. Berríos Martínez en el libro Puerto Rico Nación Independiente Imperativo del Siglo XXI:

“en la práctica…en el caso de Puerto Rico la Libre Asociación solo serviría para prolongar innecesariamente la subordinación a los Estados Unidos mediante la delegación de facultades de gobierno propio al gobierno de ese país… las circunstancias políticas y materiales en que se ha implantado esta versión mutilada de la soberanía nacional no están presentes en nuestro país, y por lo tanto, dicha alternativa constituiría una abdicación gratuita e inexplicable de nuestro derecho inalienable a la plenitud de los poderes de una nación libre y soberana…

Contrario a las estructuras de integración federativas o supranacionales en que los componentes delegan ciertas atribuciones y competencias a una entidad central en la que cada componente tiene, a su vez, algún grado proporcional de participación decisoria, en el modelo de libre asociación el ejercicio de los poderes delegados por parte del socio “menor” se lleva a cabo de manera virtualmente unilateral por parte del socio “mayor” en la relación de asociación. Para que no resulte obliterado el principio de soberanía se requiere que el socio “menor” tenga la facultad para poder revocar la delegación de competencias. La realidad, sin embargo, es que la absoluta dependencia financiera y gubernamental en el socio “mayor” por parte del socio “menor” convierte a este último en un ente sometido y subordinado…

La experiencia histórica, por lo tanto, es que el modelo de libre asociación ha sido una opción para lograr la descolonización jurídica solo en casos en que las circunstancias de exigua población y dependencia extrema del territorio colonial no hacían posible la creación de un aparato estatal y un sistema económico autosostenido que pudiera ejercer efectivamente todos los atributos de soberanía que componen la independencia nacional… Se trata de retazos coloniales que jamás podían ser integrados a la metrópoli pero que no contaban con la escala y el desarrollo necesarios para ser plenamente responsables por todos sus asuntos nacionales como lo requeriría el modelo descolonizador de la independencia.

Sorprende pues que en Puerto Rico, con cuatro millones de habitantes y una economía mayor y más sofisticada que la de muchísimos países independientes, y con una larga tradición de modernidad y tecnificación en sus estructuras gubernamentales, haya quien pueda ver en el modelo de la libre asociación una alternativa de descolonización para nuestro país…

Proponer el modelo de libre asociación para Puerto Rico, por lo tanto, también equivale a reafirmar el mito colonial de que Puerto Rico no tiene la capacidad de poder ser un país plenamente independiente, abonando así a la ofuscación y a los prejuicios existentes.”

Los planteamientos de Berríos son fundamentales ya que el MUS argumenta “que en Siglo XXI no hay ya países plenamente independientes y que las alianzas basadas en sus propias soberanías que establecieron los países de la Unión Europea y, en alguna medida, los de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR), … , están en vías de convertirse en la manera predilecta de organización política a nivel internacional.”

El problema es que el MUS no toma en cuenta que esas relaciones como la UE y UNASUR son más simétricas, los países miembros son más equivalentes y se ve menos la dinámica de países dominantes y dominados; a diferencia de una posible asociación en soberanía con EEUU, que perpetuaría la relación de metrópoli y neo-colonia.

Una de las mejores expresiones hechas sobre la propuesta de libre asociación la hizo el Comandante Filiberto Ojeda Ríos en un mensaje que le envío en el 2001 al capítulo de Mayagüez de la Federación Universitaria Pro-Independencia en la ocasión de su 25to Congreso:

“En nuestro país escuchamos constantemente voces que presentan alternativas que en el fondo y por bien intencionadas que puedan ser encierran graves peligros. Son voces que hacen llamados para que todos los independentistas nos unamos a las reformas que emanan de los intereses de los explotadores tradicionales. No nos cabe duda alguna de que es muy importante aprovechar todos los espacios que puedan ser creados por los partidos tradicionales en aras de su propia consolidación y supervivencia.

Si esos partidos en su tradicional vacilación y oportunismo quieren mas autonomía, bienvenida sea. Si esos partidos en aras de sus propios intereses y por temor a perder todos sus beneficios y privilegios solicitan a los colonialistas mayores poderes, bienvenido sea. Si esos oportunistas y mentirosos que han subido a nuestro pueblo al estado de indefensión y mendicidad que lacera de manera dolorosa nuestra dignidad como seres humanos y como pueblo ahora quieren Repúblicas Asociadas, bienvenida sea. Aprovecharemos esos espacios pero no trabajaremos para ellos ni para que lo logren. Que lo hagan solos de la misma manera que por décadas han mentido, reprimido de manera criminal, engañado, manipulado, y vivido como parásitos a expensas de nuestro pueblo.

Han sido ellos quienes por cobardía han permitido convertir a nuestro pueblo en uno de pordioseros, de carne de cañón, y de disolución social que se caracteriza por el flagelo de las drogas, de la corrupción y la politiquería. Cada vez que se han encontrado en una encrucijada entonces miran hacia la izquierda y piden auxilio; y los independentistas en nuestra debilidad ideológica los rescatamos para que puedan continuar con sus desmanes contra todo el pueblo una vez vuelven a sentirse seguros en el poder…

Tenemos que romper con nuestras incertidumbres y actitudes derrotistas. No somos un pueblo diferente a otros pueblos que han logrado conquistar sus vindicaciones políticas y humanas con el sacrificio que siempre fue la fortaleza de nuestros patriotas mas abnegados. La unidad de nuestro pueblo tiene que emanar de las propias raíces del pueblo. Tiene que ser como lo sucedido en Vieques, el resultado de esfuerzos mancomunados y que se desatan aun por encima de las intenciones de los partidos tradicionales… Mientras exista un solo soldado yanqui en nuestra patria, los puertorriqueños no somos libres y nuestros hermanos latinoamericanos se verán amenazados …. ¡Que viva Puerto Rico Libre! ¡Hasta la victoria siempre!”

No considero útil comenzar a afirmar que los independentistas que ahora se vinculan al MUS no son “verdaderos” independentistas”.  Sin embargo, sí considero útil exhortar a los independentistas a que sean críticos de la propuesta de libre asociación. Me tomo el atrevimiento de especular que este movimiento tiene tres posibles desenlaces: 1) no recluta suficientes adeptos y eventualmente se disuelve o no aporta nada a algún cambio fundamental en la política del país, 2) se alía con el PPD y perpetúa la dictadura de los politiqueros demagogos y sus amigos adinerados al igual que perpetúa el colonialismo en Puerto Rico, o el último desenlace, que sería el menos probable, 3) que se convierta en una fuerza electoral abrumadora, logre un acuerdo de libre asociación con EEUU, y perpetúe el neocolonialismo por décadas más; lo que a su vez perpetuaría que el poder político y económico se quede en las manos de minorías nacionales o extranjeras en vez de distribuirse entre todos los puertorriqueños y las puertorriqueñas.

Sobre todo, hace falta comprender que el colonialismo no es meramente un estado jurídico, es un proceso político, económico y cultural. Romper con el colonialismo, no se resuelve meramente declarandonos soberanos mediante una libre asociación. Si algo debemos aprender de nuestros hermanos y hermanas en America Latina, es que la lucha por la independencia no se acaba al volvernos repúblicas soberanas. La lucha por la independencia continua, porque la lucha por la independencia no es otra cosa que la lucha contra el imperialismo capitalista. La lucha por la independencia, si es genuina, es la lucha por el Socialismo del Siglo XXI.

El trabajo educativo que el MUS  llevo a cabo bajo el Instituto Soberanista fue valioso; pero es fundamental que mantengamos claras nuestras metas y nuestros objetivos. Si la meta es un Puerto Rico democrático y participativo desde la política a la economía, desde el gobierno del pueblo hasta la empresa obrera; verdaderamente trabajemos para lograr este objetivo y no perdamos nuestro tiempo trabajando para lograr una versión mutilada con el adjetivo de soberanía de decoración. Hagamos el trabajo en nuestras escuelas, universidades, comunidades y sindicatos; y construyamos un movimiento verdaderamente del pueblo y para una nueva sociedad.

Sobre las alianzas politicas: Puerto Rico y Latinoamerica

La llamada ola latinoamericana hacia la izquierda se ha destacado por contener alianzas entre varios partidos u organizaciones para lograr, a través de las elecciones, obtener el poder político para así adelantar la causa de la justicia social. Estas alianzas han dado resultados muy variados a través de la región, algunos más productivos que otros, pero en general han sido favorables para un progreso político y socio-económico en nuestra América.

Estas alianzas ahora se utilizan como ejemplo para defender otro tipo de alianzas en la lucha anti-colonial en Puerto Rico. Sin embargo, nos corresponde hacer un análisis minucioso de las alianzas que se han dado en la región latinoamericana y las alianzas propuestas para el caso de Puerto Rico.

Si tomamos de modelo el Frente para la Victoria (Argentina), la Concertación de Partidos por la Democracia (Chile), la Alianza PAIS (Ecuador), la Alianza Patriótica para el Cambio (Paraguay), el Frente Amplio (Uruguay), el Polo Patriótico (Venezuela-1998) y el Bloque del Cambio (Venezuela-2006), vemos que todas las alianzas son entre partidos de centro-izquierda e izquierda. No es común ver alianzas entre sectores de centro-izquierda o izquierda con sectores más a la derecha del centro.

Sin embargo, un ejemplo de una alianza que rompe con este esquema es la Alianza por el Trabajo, la Justicia y la Educación en las elecciones argentinas de 1999. La Alianza estaba compuesta por dos grupos principales, la Unión Cívica Radical y el Frente País Solidario. La Unión Cívica Radical consistía de un sector de derecha y un sector de centro-izquierda; mientras que el Frente País Solidario era mayormente de centro-izquierda.

La Alianza logró triunfar en las elecciones argentinas de 1999. Sin embargo, casi desde el inicio, el gobierno de la Alianza se vio afectado por fuertes luchas entre los sectores más conservadores de la Unión Cívica Radical frente a sus sectores de centro-izquierda y el Frente País Solidario. Las luchas ideológicas internas al juntarse con la situación económica dieron pie a una de las crisis políticas más desastrosas que ha vivido Argentina, donde los argentinos pasaron por tres presidentes distintos en menos de un mes.

La pregunta sería: ¿es posible que una alianza entre sectores con orientación de izquierda y sectores conservadores sea productiva? Mi opinión personal es que no. En América Latina las alianzas que han triunfado para fines parecidos a los nuestros se han limitado a formarse solo entre sectores del centro hacia la izquierda. La que aventuró a incluir sectores conservadores terminó desarticulándose y llevando su país a crisis.

Para mí es lógico, ya que si partimos de que la lucha de clases y la economía son la base de nuestra sociedad y su progreso, y notando que las áreas donde precisamente habrían diferencias entre grupos de izquierda y de derecha son en estas, podemos concluir que las diferencias son irremediables.

En el caso de Puerto Rico, muchos argumentarían que mis planteamientos no aplican porque nos encontramos en una situación colonial. Me citarían a Corretjer diciendo que él aceptaría la independencia a si fuese con una monarquía, y que luego él se encargaba de tumbar al rey (siempre obvian que Corretjer evolucionó bastante políticamente y al final de su vida pensaba algo muy distinto).

Muchas personas consideran que nuestro estado colonial justifica buscar alianzas con sectores que dentro de nuestro análisis socio-económico catalogamos como enemigos de nuestro pueblo. Aparentemente, consideran que el colonialismo pone en pausa la lucha de clases, y el obrero y el capitalista pueden ser aliados hasta que se logre la libertad. Una vez independientes es que empezaría la lucha de clases y correspondería el alineamiento político como en el resto de America Latina.

Sin embargo, la realidad es otra. El colonialismo y el imperialismo son manifestaciones de la lucha de clases en un plano internacional. No son situaciones ajenas. No se puede decir: “primero luchamos contra el imperialismo y después luchamos contra el capitalismo.” No se puede porque la lucha es solo una.

Pero vayamos al grano. ¿Será productiva una alianza entre el independentismo y el Partido Popular Democrático? Primero, hay que tomar en cuenta que el PPD tiene un rasgo parecido al de la Unión Cívica Radical en Argentina, y es que tiene un sector conservador y un sector liberal. Recordemos que el sector conservador de la UCR logró que la alianza se desarticulara ya que no había forma de conciliación con los sectores de centro-izquierda.

Por otro lado, si obviamos el sector conservador, en lo único que podría haber algún tipo de conversación es en el asunto de la soberanía. Que dicho sea de paso, es bastante distinta a la soberanía que visualizamos nosotros. En otros asuntos sociales tendríamos choques irremediables. ¿Acaso la posición del PPD hacia asuntos de género es de avanzada?

Yo personalmente no se si yo pueda luchar mano en mano con personas que no consideran a la comunidad homosexual como merecedora de los mismos derechos que el resto de la población. Puede que algunos políticos populares se atrevan a decir una que otra vez que sí creen que la comunidad homosexual merece los mismos derechos, pero en la practica y su legislación se ve que son igual de machistas y conservadores que el PNP.

¿El PPD se cuestiona la validez de la sociedad capitalista? Yo personalmente no se si pueda luchar mano en mano con personas que defienden y/o justifican una sociedad basada en la desigualdad y la explotación.
Si en el PPD predomina su sector soberanista, moverá al partido a defender el Estado Libre Asociado Soberano. ¿Qué será este Estado Libre Asociado Soberano? No será otra cosa que la transición de nuestra situación de una colonial o una neo-colonial. Una alianza con ellos solo será apoyar esa resolución. ¿Esto será un avance hacia el Puerto Rico que queremos?

Por lo menos yo puedo decir que eso no será un avance hacia el Puerto Rico que yo quiero. Me puedo imaginar en este ELA Soberano la nueva campaña del PPD de que tenemos lo mejor de los dos mundos: “soberanía para nuestra patria pero asociación con la nación más poderosa del mundo.” Una nueva tesis para seguir colonizando a nuestro pueblo y mantenerlo voluntariamente subyugado por varias décadas más. Definitivamente que no considero esto como un adelanto para nuestra lucha.

Quiero terminar con la metáfora del pon. Algunos plantean: si estamos en San Juan (colonia), y queremos llegar a Aguadilla (independencia), y nos pueden dar pon hasta Arecibo (ELA Soberano), entonces nos estaríamos acercando a nuestra meta. La metáfora es extremadamente superficial y para elaborarla resultaría un poco ridículo, pero con el fin de quitarle un poco de seriedad a la nota lo intentaré.

El primer problema es que en realidad yo no quiero llegar a Aguadilla nada más, yo quiero llegar a Mayagüez (socialismo). Segundo, luego de llegar a Arecibo (ELA Soberano) vienen varios semáforos (obstáculos del neo-colonialismo), y los que me dieron pon tienen el poder de añadirme al camino varios bloqueos de la policía (más obstáculos del neo-colonialismo) que me van a atrasar aun más. Por ende, yo creo que me conviene coger hacia Mayagüez (socialismo) por el sur (haciendo alianzas con el pueblo, desde abajo, en las bases) en vez de cogiendo pon por el norte (haciendo alianzas arriba con los burócratas y representantes de la burguesía).

¿Qué produce Puerto Rico?

Los 10 tipos de bienes que Puerto Rico más produce son los siguientes:

Productos Químicos y derivados: $28,157.6 millones

Computadoras y productos electrónicos: $6,126.2 millones

Bebidas y productos de tabaco: $1,302.8 millones

Alimentos y productos relacionados: $759 millones

Equipo electrónico, enseres y componentes: $720 millones

Ropa y productos relacionados: $234.8 millones

Maquinaria: $207.3 millones

Productos fabricados de metal: $206.1 millones

Productos minerales no metálicos: $164.6 millones

Productos de petróleo y carbón: $110.7

 

A continuación un análisis mas detallado:

Una de las maneras en que se puede medir cuanto produce un país es a través del Producto Interno Bruto (PIB) o el Producto Nacional Bruto (PNB). El PIB incluye todo lo que se produce en nuestra isla, incluyendo lo que producen en ella personas o empresas que no son puertorriqueñas. El PNB es específicamente lo que se produce por puertorriqueños. Según los cálculos de la Junta de Planificación de Puerto Rico, los siguientes sectores industriales produjeron en el 2009 las siguientes cantidades en términos monetarios (en términos internos brutos):

Sector Agrícola: $633.5 millones

Sector Minero: $54.6 millones

Sector de Utilidades: $2,123.1 millones

Sector de Construcción: $1,727 millones

Sector Manufacturero: $43,548 millones

 

Se subdivide en 20 sectores, los principales 10 son los siguientes:

Productos Químicos y derivados: $28,157.6 millones

Computadoras y productos electrónicos: $6,126.2 millones

Bebidas y productos de tabaco: $1,302.8 millones

Alimentos y productos relacionados: $759 millones

Equipo electrónico, enseres y componentes: $720 millones

Ropa y productos relacionados: $234.8 millones

Maquinaria: $207.3 millones

Productos fabricados de metal: $206.1 millones

Productos minerales no metálicos: $164.6 millones

Productos de petróleo y carbón: $110.7


Sector de comercio al por mayor: $2,885.5 millones

Sector de comercio al detal: $4,583.7 millones

Sector de informática: $2,552.8 millones

Sector de Finanzas y Seguros: $4,951.8 millones

Sector de Bienes Raíces y Alquiler: $13,253.5 millones

Sector de Servicios profesionales, científicos y técnicos: $1,649.8 millones

Estos y los demás sectores que no mencione produjeron un total de $95,708.2 millones de dólares. Esto incluye lo que produjeron individuos y empresas extranjeras en nuestro país. Lo que produjeron en Puerto Rico individuos y empresas específicamente puertorriqueñas fue $62,758.9 millones. De ambas maneras (o contando solo lo producido por puertorriqueños o contando todo lo que fue producido en la isla sin importar si fue por extranjeros), en términos proporcionales a población (per capita), Puerto Rico produce mucho más que más de 100 países alrededor del mundo.